jueves, 21 de septiembre de 2017

'Cavernícola Paleolítico' es "una parodia de nuestra sociedad a través de la piel de nuestros ancestros. Simplemente humor"

Ediciones Atlantis presenta este sábado en la localidad murciana de Aledo 'Cavernícola Paleolítico', un libro escrito en clave de humor por el autor Francisco José Cánovas García que recoge divertidas situaciones que parodian de manera ácida e inteligente -tanto a la sociedad moderna, como a personajes televisivos, futbolistas o políticos- a través de nuestros ancestros.


¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?
Surgió hace unos cuantos años como una aspiración personal sin más pretensiones, por el mero hecho de escribirlo.



A parte de mucho humor… ¿Qué se va a encontrar el lector en ‘Cavernícola Paleolítico’?
Pues además de mucho humor, va a encontrar ironía y situaciones que reconocerá como familiares en muchos casos pues eso es lo que pretendo, que se vea reflejado pero viajando unos cuantos miles de años atrás.



Dices que no hay tantas diferencias entre nuestra sociedad actual y la época en la que nuestros ancestros habitaban en cavernas… Cuéntanos el primer ejemplo que se te venga a la cabeza.
Pues el libro en sí es un compendio de esas situaciones, ya que no es ni más ni menos que una parodia de nuestra sociedad a través de la piel de nuestros ancestros. Simplemente humor.



¿Sigues escribiendo?
Tengo un proyecto ya empezado y que espero que llegue a buen puerto, aunque todavía es un embrión de lo que pretendo que sea. Por supuesto, en clave de humor, aunque no descarto más adelante escribir algo más serio.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

David D. Rocha: Siempre que escribo acabo dejando impregnados aspectos de mi personalidad y de mi entorno en los personajes y situaciones que suceden"

Ediciones Atlantis presenta este viernes en Sevilla 'El Vuelo del Águila', una novela de fantasía épica escrita por David D. Rocha en la que el lector podrá sumergirse en Néos es un mundo lleno de secretos, donde las conexiones más insospechadas entre personajes pueden aparecer de pronto, donde puede surgir una traición en el momento más inesperado, en definitiva, una historia cargada de sorpresas.


Con solo 21 años vas a ver tu primera novela publicada. ¿Qué fue lo primero que pensaste cuando recibiste la noticia?
Sinceramente, me tomó por sorpresa. No es la primera vez que intentaba publicar una de mis novelas, pues ya he mandado varias, incluida El Vuelo del Águila, a muchas editoriales, pero la respuesta era siempre negativa, aludiendo a que no aceptaban nóveles en la mayor parte de los casos, sin siquiera entrar a valorar la obra. Fue una amiga la que me habló de Atlantis y me propuso enviar El Vuelo del Águila a la editorial, habiendo oído hablar de ella, y probé suerte una última vez, ya desesperanzado a decir verdad. ¡Y aquí estoy hoy! Cuando recibí el correo de Atlantis diciéndome que estaban interesados en leer el escrito para valorarlo, no cabía en mí de gozo, pues realmente me parecía mentira que aquello estuviese sucediendo. Y la respuesta, mucho más rápida de lo que esperaba, confirmando que, en efecto, mi obra sería publicada, causó un grandísimo impacto en mí.
¡Llevo años escribiendo! El solo hecho de que una editorial profesional se interese por mis escritos (y más aún si la evaluación que realizan de éstos es tan positiva como lo ha sido) ya de por sí me alegra enormemente, porque supone el reconocimiento, de algún modo, de que realmente mi esfuerzo, mis ideas y mi desarrollo como escritor han merecido la pena. Si, además de eso, voy a poder ver la que considero que es mi mejor obra hasta la fecha de todas las que alguna vez he podido escribir publicada y disponible para que todo el mundo pueda leerla... sencillamente, hablamos ya de ver cumplido un sueño. 


¿Qué hay de David D. Rocha en Aaron Bright? ¿Quizá otro de los protagonistas encaja más contigo?

Siempre que escribo acabo dejando impregnados aspectos de mi personalidad, de mi forma de pensar, de mi vida o de mi entorno y mis seres cercanos en los personajes y situaciones que suceden. A veces lo hago conscientemente y muchas otras, de forma inconsciente. Aaron Bright, como principal protagonista de El Vuelo del Águila, probablemente no sea la excepción. El personaje no es más que un joven inmaduro, inconsciente y temerario que, en el fondo, es un cobarde demasiado tozudo como para admitir sus defectos y reconocer cuándo no tiene razón. No voy a negar que parte de esa personalidad puede ser un reflejo de la mía, pero Aaron Bright no es (¡o al menos eso espero!), digamos, un self-insert de mi persona, sino meros retazos de mi vida sueltos agrupados para dar vida al personaje. 
Respecto a otros protagonistas (y también secundarios), he de decir que muchos de ellos se basan más en amigos que en mí mismo. De hecho, suelo tener algo de recelo a reflejarme de manera consciente en personajes, y es por eso que recurro a mi entorno para tomar una idea de base. Muchas veces, detalles como gestos, algunas ideologías, expresiones, o tan solo rasgos físicos de mis amigos y de las personas de mi entorno en general me sirven de base e inspiración para desarrollar a un personaje que, aún teniendo claras notas de personas reales, es siempre único en sí mismo.


¿Cuál es tu personaje favorito de la novela?

Aunque es difícil responder a esto de forma directa, podría mencionar aquí a Kerim Thorstorm, otro de los personajes principales de la obra. Éste es un personaje que, quizá, represente casi todo lo que aspiraría a ser a nivel personal: es alguien decidido y honesto consigo mismo, dispuesto a llegar hasta donde haga falta para lograr sus objetivos y cumplir sus sueños. Admiro a Kerim por su arrojo y valentía, y es que tal vez Aaron y Kerim, dos personajes con tramas separadas pero motivaciones e impulsos tal vez bastante similares, representen una dualidad entre dos formas muy distintas de afrontar los problemas, creando una línea entre uno y otro en la que tal vez todos nos hayamos encontrado oscilando alguna vez: la cobardía, el miedo y la baja autoestima frente a la seguridad en uno mismo, el valor y la determinación.
Pero no puedo cerrar esta respuesta sin mencionar a Hubert, el fiscal y el personaje al que más me ha gustado describir, tanto en personalidad y pensamientos como en acciones y diálogos. Y es que no podía cerrar un elenco tan grande y variopinto de personajes sin añadir a alguien que difícilmente puede catalogarse como mínimamente cuerdo. Escribir a Hubert fue muy divertido porque, por su personalidad errática y sus acciones y conversaciones completamente fuera de la lógica común, me permitían desarrollar situaciones cómicas que rozan lo bizarro o siniestro en muchas ocasiones, crear momentos que, de otro modo, nunca podría crear; y, en definitiva, escribir lo que quisiese sin peligro de que no cuadre con el personaje. Porque es que, simplemente, cualquier cosa puede tener sentido para Hubert aunque no lo tenga para nadie más en el universo. 


¿Cómo crees que puedes sorprender al lector?

Siempre me he considerado un amante del suspense, y desde que empecé a escribir con unos once o doce años, me interesé por el género del suspense. Es cierto que El Vuelo del Águila encaja en la fantasía épica, pero alguien como yo, tan fanático de la novela negra y de la intriga en general, no puede permitirse no incluir en sus obras algo de suspense, giros argumentales y situaciones inesperadas. Quien lea mi novela, probablemente se sorprenda en muchas ocasiones, pues Néos es un mundo lleno de secretos, donde las conexiones más insospechadas entre personajes pueden aparecer de pronto, donde puede surgir una traición en el momento más inesperado, y donde, en definitiva, hay lugar para muchas, muchas sorpresas.
Al margen del clásico método del plot twist, confío en que mi obra no solo sorprenderá en el sentido más simple de la palabra. No en vano, he intentado crear un mundo que recuerde a las grandes obras de fantasía épica pero que, al mismo tiempo, sea diferente y único a su manera. Elementos como los cristales (claves en toda la obra), la curiosa forma de organización política (destacando la institución que da nombre al libro, "El Vuelo del Águila"), los sutiles elementos espirituales y mágicos (véase el Sendero de las Ánimas) y los pintorescos escenarios tan dispares entre sí lograrán, probablemente, sorprender al lector. O, al menos, despertar su curiosidad y sus ganas por descubrir qué más cosas puede ofrecer Néos.


¿Qué te gusta más, leer o escribir?

Sobre esta pregunta no tengo duda alguna: me gusta más escribir. Al fin y al cabo, escribiendo puedo crear mis propias historias, mis propios personajes, mis propios mundos. La creatividad que puedo desplegar describiendo no puedo desplegarla leyendo... pero es indudable que la lectura es fundamental también. Leer también me gusta, aunque reconozco que, por la gran cantidad de cosas que siempre intento estar escribiendo, suelo dedicar el tiempo más a la primera actividad que a la segunda. Pero la lectura, como dije, es importante, principalmente para aprender como escritor. Uno puede aprender muchísimas cosas leyendo, y si escribes, aprenderás más aún, porque es imposible, como escritor, no fijarte en los diferentes recursos que puede utilizar el autor de un libro, en cómo lleva el desarrollo de sus personajes, cómo guarda las sorpresas y cómo logra sumergir en su mundo al lector: todo son técnicas que, como escritor que soy también yo, aprendo cuando leo.
Para la lectura, dicho sea de paso, tengo los mismos gustos que para la escritura: amo la novela negra y de suspense en general, y me encanta la fantasía épica y otros tipos de fantasía. Desde pequeño he sido amante de Agatha Christie, y he podido leer más de una decena de sus libros; también sigo a Camilla Läckberg, escritora sueca cuya saga "Los crímenes de Fjallbacka" me tiene enamorado, y, en el plano de la fantasía, tengo pendiente la saga de R.R. Martin, "Canción de Hielo y Fuego", que llevo a la mitad, y actualmente El nombre del viento, de Patrick Rothfuss, es el libro que decora mi mesilla de noche, esperando a ser terminado pronto.


¿Tienes algún nuevo proyecto en mente?

De hecho, probablemente tenga demasiados proyectos en mente. Acostumbro a estar constantemente pensando en nuevas ideas o dándole vueltas a las viejas, y eso tiene su parte buena y su parte mala. La buena es que la inspiración no suele faltarme, y siempre tengo alguna idea para escribir; la mala es que el tiempo no me permite plasmar todo lo que me gustaría, y por más rápido que quieran teclear mis dedos, no tengo tiempo material para escribir todo lo que me gustaría.
Pero siendo concretos, dos ideas principales rondan mi mente ahora mismo, una de las cuales está estrechamente relacionada con El Vuelo del Águila, y ya está en una fase avanzada de desarrollo. Se trata de La Sombra del Pasado, la que será la segunda parte de la novela que, tal vez, termine convertida en saga, pues no hay nada que desee más. Las historias de Néos aún no acaban, y pese a que El Vuelo del Águila deja cerradas muchas tramas, resueltas muchas incógnitas y concluidas muchas historias, aún queda mucha tela que cortar, muchas historias que continuar y, por tanto, mucho que contar.
En cuanto a la otra idea, es algo que de momento solo existe como tal, como idea, pero que puede que lleve a la práctica en breve. ¿O quién sabe? Quizá me surja una nueva idea, mejor que la anterior, de pronto y decida centrarme en esa. Es algo que ni yo mismo puedo determinar, porque mi mente está en constante búsqueda de tramas, de personajes y de escenarios. En constante búsqueda de algo que escribir, en definitiva.

martes, 19 de septiembre de 2017

Según su autor, Marcos Nuñez, 'Las 52 luces para mi vida' pone en manos del lector herramientas para llevar una vida mejor y disfrutarla.

Entrevistamos a Marcos Núñez Pangua, autor nacido en Palencia y criado en la localidad burgalesa de Huerta de Rey, que presenta este jueves en Valladolid su libro 'Las 52 luces para mi vida', con el que pretende ofrecer al lector herramientas para potenciar su bienestar.

¿De dónde nació ese afán de escritura?

Escribir me ha gustado desde niño. Recuerdo que en el colegio escribía historias y cuentos imaginativos. También tenía mucha afición por la lectura.

¿Qué va a encontrar el lector en este libro?

El libro trata temas como las relaciones con los demás, la salud, la autoestima, la aceptación, el respeto, la sinceridad, la empatía, la alegría y la tristeza, el miedo y el valor, la timidez, la escucha, hablar en público, los hijos, las relaciones y la ruptura de pareja… En total 52 temas que hacen del libro un manual completo sobre bienestar y buena comunicación.

Además, incluye 18 ilustraciones exclusivas del pintor Ercilio Vidriales, con el objetivo de amenizar aún más si cabe su lectura y aportar al lector una idea visual y mental.

Comentarios que me llegan, destacan que las palabras utilizadas reúnen síntesis, profundidad y sencillez y que contiene propuestas y ejercicios para poner en práctica.

Si el lector pudiera sacar una conclusión o moraleja de “Las 52 luces para mi vida”, ¿cuál sería?

El conjunto de herramientas que pone en sus manos para llevar una vida mejor y disfrutarla.

Si pudieras cambiar algo en este mundo a través de tus relatos, ¿qué sería?

Me gustaría que mis relatos sirvieran de estímulo para que en el día a día demos esos pequeños pasos para mejorar nuestro bienestar y la relación que mantenemos con nosotros mismos y con los demás.

Pablo Torres presenta 'Pasos en la niebla': “La novela negra permite narrar nuestro tiempo, un tiempo donde la injusticia y la desigualdad están a la orden del día"

Publicó su primera novela, “El hongo de la sabiduría” (1995) en una pequeña y cuidada edición de bibliofilia. Desde entonces Pablo Torres ha editado novelas como “El cuplé de la geisa” (1999), 0 “El doncel” (terminada en junio del 2001, publicada en el 2006), en tiradas cortas. Le gusta moverse como un autor de minorías, con pocos lectores: el anonimato le permite moverse con entera libertad por su ciudad, Madrid, o por cualquier parte. También tiene escritas algunas biografías de republicanos que lucharon en la Guerra de España por la libertad y la democracia... y otros ensayos y narraciones.

Su paso a la novela negra le supone un salto casi al vacío. Detesta la literatura industrial, para masas. Sabe que la Literatura auténtica y los buenos libros están en las pequeñas editoriales, que apuestan por autores dispuestos a dejarse la piel en sus narraciones. “Pasos en la niebla” es su actual tarjeta de presentación. Quiere que abramos los ojos: asegura que vivimos tiempos muy complejos.

–¿Qué hay de Pablo Torres en Tadeus Kunzt?
–En toda novela, el personaje central y el autor tienen alguna relación. La relación Tadeus Kunzt-Pablo Torres está en la fotografía. La Fotografía es un Arte, pero también es un oficio. Protagonista y autor comparten la idea de la fotografía como documento gráfico. A los dos les gusta ir por la calle y documentar la vida, incluso en sus facetas más duras, como la mendicidad. La mendicidad indica que vivimos en una situación de gran injusticia y desigualdad. Sin embargo, apartamos la mirada, como si fueran invisibles. La es la gran conexión entre el personaje y su autor.

–¿Cómo evolucionan los personajes?
–Evolucionan, en función de los cambios en la sociedad, aunque mantienen sus propias convicciones. Ivana, la compañera de Tadeus, policía, llega un momento en el que advierte que la Policía no actúa de la misma contundencia con toda la delincuencia: la de guante blanco, o la política, tienen un trato suavizado, diferente. Eduardo, el segundo en la Agencia de Investigación, se hace más humano, aunque mantiene sus excesos verbales y algunos tics que le hacen parecer incluso un cavernario machista. Laura, la documentalista de la Agencia, comprobará que no todos somos iguales ante la Justicia... los casos que investigan les abrirán los ojos. El mundo no se ve igual si eres el hijo de un notario, caso de Eduardo, o si eres hijo de un albañil. No se tienen las mismas oportunidades.

–¿Qué diferencias hay entre "Pasos en la niebla. The sky road" del resto de tus novelas publicadas anteriormente?
–Siempre he tenido claro que la función social de la Literatura es contar la vida. Siempre he tratado de contar la vida en mis novelas, a partir de ficciones. Cuando escribí "El hongo de la sabiduría", hace ya bastantes años, narraba la vida de un hombre de media edad, obsesionado en encontrar un hongo que proporcionaba sabiduría. Finalmente el protagonista advierte que la sabiduría se adquiere con los años, aunque hay tarugos que jamás se aproximarán a la sabiduría. En "El cuplé de la geisa" un señor bien situado económicamente, se aburre profundamente y decide robar un caballo de carreras. Como no es un hampón, tienen que "contratar" a delincuentes que le ayuden en su propósito. Es una novela gamberra, incluso grotesca, que cuenta facetas de la vida curiosas, reales y chocantes, con la excusa del robo del caballo. 

–¿Has escrito también novela histórica, no?
–Quise adentrarme en lo que llaman novela histórica con "El doncel", una recreación biográfica de Martín Vázquez de Arce, el doncel de Sigüenza. Presenté la novela al concurso de novela histórica Ciudad de Toledo. Quedé finalista, en cuarto lugar. Nadie sabía que me presentaba al concurso. Fue la única novela finalista no publicada por Martínez Roca. Alguien debió advertir, después de llegar a finalista entre más de 150 escritores, que la novela no era políticamente correcta. La novela la editó Noticias Bibliográfica, en una pequeña edición, de 200 ejemplares, creo. Se agotó. 

–Algo más reciente…
–No hace mucho finalicé "El ladrón de sueños", segunda novela del género gamberro. Narra las peripecias de un grupo de perturbados en un psiquiátrico celebrando el Carnaval: todos están fuera de control y dicen barbaridades o verdades como puños. No me he atrevido a enviarla a ninguna editorial. Es una novela más que gamberra, crítica con nuestro tiempo. Algunos personajes, totalmente zumbados, adquieren la personalidad de algunos políticos: dicen cosas que pueden asustar. De momento no me atrevo a buscarle editor.

–¿En “Pasos en la niebla” los planteamientos son los mismos?
–No. Con “Pasos en la niebla”, novela negra, los planteamientos son otros. Cuento la vida, a partir de hechos reales, pero con personajes ficticios. La novela negra permite narrar nuestro tiempo, un tiempo muy cabrón en España, donde la injusticia y la desigualdad están a la orden del día. "Pasos en la niebla" es el primer caso importante de Tadeus Kunzt, que ya se ha metido en un segundo caso, con resultados desalentadores: "El laberinto de los niños robados". No hay que olvidar que en España las leyes son tan represivas, que incluso tenemos una “ley mordaza”, que debería avergonzar al gobierno que la aprobó, en contra de todas las fuerzas parlamentarias. Pero que hace años que perdieron la vergüenza. Tadeus no busca el hongo de la sabiduría, ni robar un caballo, ni entender la mentalidad de un loco: busca sobrevivir, sin dejar de ser persona. Y eso le lleva en ocasiones a callejones sin salida. De ahí su voluntad para salir adelante, sin vivir arrodillado. Tadeus es una persona normal, si se puede llamar normal a una persona que no fuma y que no bebe, que no se droga, que no tiene un pasado tormentoso, que tiene una fuerte conciencia política y que está preocupado por temas sociales.

–¿Qué quieres transmitir a los lectores?
–Pregunta compleja. Actualmente predomina la Literatura industrial, para entretener a las masas, cosa que ya hace la televisión. La novela negra puede ayudar a abrir los ojos a los ciudadanos y esa es mi intención: que abran los ojos, que vean en qué tipo de sociedad vivimos, una sociedad de ricos y mega-ricos con todos los privilegios… y los desheredados, condenados a la pobreza, cuando hay riqueza suficiente para todos. Vivimos en una sociedad con graves desequilibrios emocionales, de asuntos de entrepierna compartidos en espacios televisivos, de fanatismo futbolero, de rescate de bancos y banqueros, de criminalidad creciente, de brutalidad asesina contra las mujeres. ¿Se puede cambiar esta sociedad? Si somos capaces de soñarlo, seremos capaces de hacerlo. Tadeus Kunzt, junto con Ivana, Eduardo y Laura luchan por conseguirlo.

–¿Por qué "The sky road"?
–El titulo original es “The sky road”, en inglés. Para España decidimos cambiarlo por “Pasos en la niebla”. “The sky road”, o “El camino del cielo”, es un espacio natural que hay en una micro-península de Clifden, en la costa oeste de Irlanda. Es un lugar mágico, lleno de nieblas y brumas marinas al amanecer. Es uno de los escenarios que aparecen en la novela. Recomendaría a cualquier lector llegarse en primavera hasta Clifden y recorrer a pie, a primeras horas del día, “El camino del cielo” o “The sky road”. Es una experiencia tremenda: caminas dentro de la niebla, entre tinieblas y sombras. Y si se acompaña de la lectura previa de “Pasos en la niebla” le resultará todavía mejor.

Beatriz Pedraza
Fotos: Roberto Valverde

lunes, 18 de septiembre de 2017

Jesús Díez sobre 'El capote y la bata': "habla de decisiones que cambian una existencia, y de lo prisioneros que somos de la Historia"

Ediciones Atlantis publica ‘El capote y la bata’ un libro de ficción histórica escrito por el periodista Jesús Díez Bernardino, que según su autor, "habla de incomunicación, de decisiones que cambian una existencia, y de lo prisioneros que somos de la Historia, con mayúsculas, de cómo cualquier salvapatrias puede cambiar la vida de cualquiera de nosotros hasta convertirla en una pesadilla".

• ¿Quién es Jesús Díez Bernardino?

Jesús Díez Bernardino es un periodista nacido en Madrid en 1971 que trabaja en la administración regional de la Comunidad de Madrid desde 1999. Está casado con Yolanda y tiene dos hijos, Sergio y Marcos.

En el colegio, en la carrera imaginé historias con las que evocar mis deseos o mis temores. Más tarde, alguna que otra vez, con el alcohol de por medio, las servilletas de los bares se llenaban de versos sin sentido. Mi carrera literaria la inicié hace unos años, fundamentalmente, como catarsis ante el atentado del 11-M en El Pozo, del que fui parte involucrada. Escribí y escribí para liberarme de esos demonios que te atormentan al acostarte, recordando que hubiera podido pasar si...

Hace un par de años conseguí editar y coeditar con Ediciones Albores un poemario titulado El pupitre de atrás y un cuento corto bajo el título de La chica de la web. Estoy muy orgulloso de ellos y me resultaron liberadores pues cuando escribo siento que todo deja de existir en torno a mí. No hay nada más y el fluir de mis ideas me narcotiza.


• ¿Cómo ha sido el proceso creativo de 'El capote y la bata'?


El capote y la bata surge tras la lectura de un libro titulado Madrid en Guerra, de la Editorial Destino, y cuya edición corrió a cargo de J.M. Figueres , que trataba de las crónicas periodísticas de ambos bandos durante el asedio de los golpistas africanistas a Madrid. En él se incluían una serie de fotografías del reportero español Juan Miguel Pando Barrero y algunas de ellas están en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid. 


Esas imágenes me hablaron de la resistencia suicida de la población madrileña y, de pronto, surgieron las dos enfermeras ante mí, posando, gritando a los cuatro vientos que alguien escribiera sobre ellas. Y me puse a ello; hace más de trece años concluí un relato rápido que no llegaba a convencerme, pues no quería mojarme, esa es la palabra, por un bando o por el otro. Dos amigos que hicieron una lectura más apasionada, más orientada hacia uno de los bandos, de El capote y la bata me incitaron a darle una visión diferente, pero el fondo del relato seguía siendo el mismo: la relación de las dos hermanas en pleno asedio franquista. 


· ¿Qué puedes leer de la novela con solo mirar su portada?

La portada del libro puede sugerir al lector que hay una historia detrás de esas dos enfermeras, como yo la vi, que miran el objetivo de Juan Miguel Pando Barrero. Que el hombre que está detrás de ellas las mira con curiosidad, incluso con conocimiento sobre ellas....


· ¿Cómo crees que puedes sorprender al lector?


El lector piensa que va a leer sobre la Guerra Civil y la sorpresa es que no es una novela sobre la Guerra Civil; se desarrolla en unos días determinados de la contienda, del asedio; el libro habla de incomunicación, de decisiones que cambian una existencia, y de lo prisioneros que somos de la Historia, con mayúsculas, de cómo cualquier salvapatrias puede cambiar la vida de cualquiera de nosotros hasta convertirla en una pesadilla.

La Guerra Civil es un asunto que aún no queremos afrontar desde la objetividad. Seguimos en dos bandos separados y uno de ellos es incapaz de reconocer la muerte física y social de los que perdieron la guerra. La narradora sólo quiere el reconocimiento de un Estado que consideró pecadores a los que eligieron al bando perdedor.


· ¿Cuál es el último libro que has regalado?

El último libro que he regalado es 'La España vacía' de Sergio del Molino, un libro en el que en muchos aspectos me he reconocido y que analiza con profundidad de dónde venimos y hacia dónde podemos ir como país y sociedad.

viernes, 15 de septiembre de 2017

Entrevista a las autoras de 'Shay (Bondage y disciplina)': "El proceso de creación entre las dos ha sido "instructivo, gratificante y sobre todo, muy divertido"

Ediciones Atlantis presenta este sábado en la Biblioteca Pompeu Fabra de Mataró, ‘Shay (Bondage y disciplina), una novela de ficción erótica escrita por Susana Ortiz y Lucía Galeote en la que que nos cuenta una historia de amor bajo el manto de prácticas sexuales sadomasoquistas, desvelando deseos reprimidos, deseos nunca satisfechos o bien, deseos al alcance de la mano que se desaprovechan en pos de la promesa de una mayor felicidad.

¿Qué hay de Lucía Galeote y qué hay de Susana Ortiz en Shay?

(Susana) Resulta difícil definir hasta qué punto podemos encontrar a Lucía o a mí en el libro, ya que las ideas de ambas conjuntaron muy bien desde el principio, anulando nuestra propia individualidad para llegar a crear un único proyecto en global.
Tal vez, a nivel más personal, más que buscar qué hay de Shay en mí, buscaría qué me aporta a mí, la novela en sí. Por un lado, la satisfacción personal de escribir el libro que me gustaría leer y a su vez, aprovechar esta oportunidad para retomar la escritura, una de mis más grandes –y desafortunadamente, más descuidadas– pasiones.

(Lucía) Tal como ha descrito Susana, es realmente difícil separar las aportaciones de cada una. Y al igual que ella, yo también prefiero definir qué me aporta a mí personalmente. Desde el principio me pareció un auténtico reto, ya que mi principal afición son las novelas gráficas y el cómic, y escribir toda una obra –carente de imágenes– me parecía un trabajo colosal. Pero, poco a poco, el libro me fue mostrando que también era posible involucrarse en personajes y situaciones, sin la necesidad de un referente gráfico, el cual, al finalizar, no eché tanto de menos como yo esperaba.

Al contar con dos autoras…¿Cómo ha sido el proceso creativo de la novela?

(Susana) Creo que hablo en nombre de las dos si me atrevo a describir el proceso como instructivo, gratificante y sobre todo, muy divertido. Instructivo por poder llegar a desarrollar una idea conjunta en la que ambas aportábamos, discerníamos y preparábamos los acontecimientos, haciendo encajar cada uno de los detalles del libro. Gratificante al comprobar los resultados que obteníamos tras dedicar muchas horas a su planificación y que lograban plasmarse a la perfección. Y por último, muy divertido porque a pesar del esfuerzo, algunas situaciones planteadas nos recordaban la importancia de intentar no perder nunca el sentido del humor. 

¿Qué se esconde tras ‘Shay (Bondage y disciplina)?

(Susana) Una historia de amor. Un tanto peculiar, en realidad, como todas las historias de amor, en las que el sentido común y la racionalidad de los pensamientos y de los actos quedan siempre en un segundo plano. Y a su vez, una historia de desamor. Una visión actual y panorámica de las relaciones entre parejas, desde el enamoramiento o flechazo, pasando por la búsqueda de la estabilidad y unión utópica, hasta la consecuente aparición de la monotonía, el decaimiento, el hastío y la posible ruptura. Todo ello bajo el manto de prácticas sexuales sadomasoquistas, desvelando deseos reprimidos, deseos nunca satisfechos o bien, deseos al alcance de la mano que se desaprovechan en pos de la promesa de una mayor felicidad.

En resumen, una historia de amor en un contexto sexual de BDSM. De ahí, el título, B, de bondage y D, de disciplina. Siguiendo, posiblemente, para más adelante, en futuras entregas, el hilo conductor de las restantes siglas.

¿Cómo surgió la historia para escribir esta novela?

(Lucía) Fue Susana la que propuso la idea. Llevaba ya años leyendo libros de temática erótica-romántica y jugando a juegos de rol literarios basados en personajes de distintas sagas, en las que el peso último de la historia recaía siempre en la acción del protagonista masculino. Comenzó a cuestionarse cómo sería una historia en la que el personaje femenino conociera sus propios deseos y llevara a cabo sus planes.

Ésa fue una de las claves de Susana para desarrollar a Shay, la protagonista. Una mujer controladora, una dominadora que “hiciera” en lugar de dejarse hacer, que “ofreciera” en lugar de dejarse usurpar y que decidiera y lo dirigiera todo desde el comienzo. Muchos hombres que practican el BDSM, explican sus experiencias sexuales como sumisos, de las cuales, se sienten profundamente satisfechos y orgullosos.

Y respecto al contexto en sí de la historia, otra de las claves fue describir el BDSM, desde el punto de vista de alguien que desconoce por completo ese mundo. Otra de las ideas que Susana echó en falta al leer libros sobre esta temática, en las que suelen dar por hecho que el lector está familiarizado con todos los elementos que conforman y rodean este tipo de prácticas.

Si os pregunto por vuestro libro favorito…¿Qué título es el primero en el que pensáis?

(Susana) El primero en el que pienso es Aquerón, de Sherrilyn Kenyon.

(Lucía) Uno de mis libros favoritos es sin duda, 1984, de George Orwell.


Joan Llensa: "Un buen día sin apenas darme cuenta surgió la magia"

Ediciones Atlantis presenta este sábado en el Castell Medieval Estada Juvinya, de San Joan les Fonts, ‘Condenados. (El secreto de Iris)’, una novela de Joan Llensa que combina la fantasía y el terror. En sus páginas los lectores podrán sumergirse en la historia de Iris, identificarse con los protagonistas o quedarse fascinados por el mundo “invisible” que rodea la trama.

¿Qué te inspiró para escribir esta novela?
El nacimiento o chispa que prendió el deseo de escribir esta historia apareció a través de un sueño. En él, me vi en una de las escenas principales de lo que en un futuro sería la novela completa. Al despertarme no tuve otra alternativa que escribirlo en unos folios y con unas cuantas pinceladas más llegué a tener un pequeño relato. De allí, de ese punto y final y con el paso del tiempo, comencé a sentir que los personajes principales me incitaban para que contara bien su historia, con todos los detalles. Los tenía en mente todo el rato y a todas horas. Hasta que un buen día sin apenas darme cuenta surgió la magia.

¿Cómo ha evolucionado la idea inicial por la que comenzaste a escribir el libro?
La idea inicial (que era contar la historia de Iris) sigue muy latente en el libro. De hecho, me atrevería a decir que no se ha alterado desde el inicio. Lo que si ha evolucionado (y mucho) es el entorno, la profundidad de los personajes y todo el mundo que envuelve a los “Condenados”. Si tenemos en cuenta que pasó de ser un relato de 18 páginas a una novela completa…

¿Qué tiene en común ‘Condenados’ con tus libros publicados anteriormente?
El nexo de unión es (a mi modo de ver) que parte y nace de una realidad o cotidianeidad que cualquier lector puede vivir y sentir. Los protagonistas son personas normales que, por un motivo u otro, dejan de serlo. Los miedos, los deseos, las aspiraciones son solo algunos de los sentimientos y emociones que más de un lector se sentirá identificado.
Sin embargo, “Condenados” es mi primera incursión en cuanto a novela. Hasta ahora, mi trayectoria literaria ha estado basada en los relatos y cuentos. Con lo cual, es un reto mayúsculo que me encanta poder afrontar.

¿Cómo crees que tu novela puede captar el interés de los lectores?
Creo que a los lectores les gustará por lo identificados que podrán sentirse con los protagonistas. Algunos de los lectores cero se han sentido fascinados por el mundo “invisible” que rodea la trama, otros por lo carismáticos de algunos secundarios, e incluso por el drama que desprenden algunas escenas. A fin de cuentas, sus vidas no serán tan distintas de las que tenemos nosotros.
Con el corazón en la mano os puedo decir que mi deseo es establecer una conexión con cada lector para que al descubrir el mundo de los “Condenados” sienta la magia que nos rodea y no tenga miedo a luchar por lo que realmente le haga feliz.

¿Tienes algún autor de referencia?
King y Poe son sin lugar a dudas unos de los autores que más me han influenciado, sus plumas sencillamente divinas y las historias pura magia me han cautivado desde el día en que los descubrí.