miércoles, 22 de febrero de 2017

Entrevista a Encarnación Aulló, autora del libro "Clarisse. Esencias de un lobo"

Ediciones Atlantis publica “Clarisse. Esencias de un lobo”, de la autora alicantina Encarnación Aulló. Una novela de fantasía en la que su protagonista se enfrentará a una nueva vida en un mundo mágico y desconocido.

¿Cómo fue el proceso creativo de esta novela? 

Debo decir antes de nada que, desde jovencita, en mi mente ya tenía presente que en alguna ocasión intentaría escribir una novela. Soy una amante de la lectura desde siempre y sobre todo del género fantástico. Pero no fue tan fácil como yo había pensado. Detrás de mi primera novela, como creo que detrás de todas, hay mucho trabajo de fondo. Horas y horas de entrega y mucha dedicación y paciencia. 

He de decir que al principio todo fue bastante sencillo, tenía la idea y creía que todo saldría rodado. Comencé a escribir ideas en una pequeña libreta que me acompañaba a todas partes, y fui redactando a los personajes en ella con mucho esmero. Pero a medida que avanzaba en la historia y que profundizaba en el tema, la cosa se complicaba. Siempre he tenido muchísima imaginación, pero relatar una historia bien completa donde todo encaje y nada se salga de su lugar es bastante complicado. 

He pasado noches en blanco, frente a la pantalla del ordenador sin poder escribir ni una sola palabra. Hasta llegué a creer que nunca la acabaría. Pero al ver que lentamente todo cobraba vida, que cada una de las piezas del puzle encajaba, llenó mi corazón de fuerzas para terminar y creer que tal vez en algún momento, aquel manuscrito vería la luz. Eso debo agradecérselo a Ediciones Atlantis. Por creer en los autores noveles como lo soy yo. Por su apoyo incondicional y sobre todo por confiar en mí. Gracias. 

¿Quién crees que disfrutará más con su lectura? 

La novela es de género fantástico, y por lo general, el amante de este tipo de géneros disfrutará con la lectura. Pero en ella también se relatan hechos dramáticos, aventuras, acción y amor, por lo que creo que cualquiera puede disfrutar de ella. Relato con delicadeza la armonía de los paisajes, fragancias y sensaciones que siente la protagonista y como lo vive atreves de su parte animal. He intentado ponerme en la piel de un lobo e intentar plasmar lo que pueden llegar a sentir y por eso creo que cualquier persona puede leerla. También puede ser interesante para todos aquellos que les gustan las historias de licántropos, quizás vista de distinta forma a lo que ese tipo de lector está acostumbrado. Lo único que deseo, es que aquellos que decidan leerla, la disfruten del mismo modo que lo hice yo al escribirla, y que valoren el trabajo, dedicación, entrega y amor que he puesto en ella. 

De toda la historia que se narra en el libro. ¿Cuál es la anécdota que crees que puede sorprender al lector? 

Yo creo que durante toda la historia hay varias situaciones que tal vez sorprendan al lector, pero quizás, los trágicos sucesos que sufre la protagonista al principio de la novela puede que causen impacto, y tal vez algún que otro suceso inesperado y tremendamente doloroso para Clarisse, la protagonista. He intentado mantener la atención, el asombro y la curiosidad durante toda la novela y espero sorprender al lector en cada uno de los capítulos. Ahora, cada cual al leerla debe valorar si lo conseguí o no. Eso lo dejo en manos del lector. 

¿Qué sentimientos te ha provocado? 

Diría que el sentimiento que me ha provocado escribir esta novela principalmente ha sido el de satisfacción personal. Puesto que al principio creí que no acabaría nunca como ya he comentado, al ver, tras un año y medio, que por fin la tenía acabada, sentí emoción y alegría por haber conseguido el reto que me había propuesto. Sinceramente ha sido la mejor sensación que he sentido en mi vida, aparte de conocer a mi marido. Es bonito ver que, de tan solo una idea, uno es capaz de conseguir una historia completa y entretenida con dedicación, paciencia y mucho amor por lo que se está haciendo. 

Si pudieras cambiar algo en este mundo a través de tus relatos, ¿qué sería? 

Tal vez cambiaría que la juventud leyese más de lo que hoy en día lee. Todo el mundo está tremendamente preocupado por las nuevas tecnologías, y eso está muy bien, pero no dedican un ratito a leer y eso no consigo entenderlo. Los niños y jóvenes leen muy poco, y cuando lo hacen es por obligación por temas escolares y eso me produce pena. Desde pequeña he amado la lectura. He leído de todo, política, filosofía, terror y muchos géneros más. Y he aprendido con cada uno de los libros que han caído en mis manos. Leer alimenta el alma, enriquece el conocimiento y nos hace entender mejor las cosas. Es bueno expandir la imaginación y aprender vocabulario y eso lo proporciona la lectura. Por eso, intentaría cambiar el interés por la lectura de la juventud. Leer es aprender y disfrutar.

Entrevisrta a Loïc Fontenla, autor del libro "Vikingos espaciales y la contabilidad éldrica"

Ediciones Atlantis publica “Vikingos espaciales y la contabilidad éldrica”, del autor gallego Loïc Fontenla. Una novela de ciencia ficción donde la aventura y la fantasía llevarán al lector en un viaje por nuevos mundos y personajes irrepetibles.


¿Quién es Loïc Fontenla? 

Alguien que todavía no ha hecho nada destacable, a decir verdad. Lo único que puedo aportar por ahora es mi ambición para escribir. 

¿Cómo nace el concepto de vikingos espaciales? 

De una colaboración con un amigo para un fanzine. Acordamos que yo haría un relato corto y luego él lo adaptaría a cómic. A la hora de ponernos de acuerdo sobre qué iría la historia, él dijo que le gustaría dibujar vikingos; al cabo de un par de días ya tenía el concepto de “vikingos espaciales”. Y poco después el relato, en el que nacieron tres de los personajes principales. 

¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela? 

Para participar en el NaNoWriMo (un desafío de escritura). Ya tenía los personajes principales; y también el título. A partir de ahí construí la historia en sí. 

¿Cómo surgió el título? 

Durante una conversación con una amiga, en la que divagamos mucho. Terminamos con el concepto de “contabilidad éldrica” y como se podría desarrollar. 

¿En qué momento supiste que querías ser escritor? 

Fueron varios pasos. Desde siempre me gusto leer, pero no empecé a escribir hacia los quince años. Pero al hacerlo descubrí lo mucho que me gustaba el crear mundos, poblarlos de personajes y detallar eventos. Cuando realmente me puse serio hace unos cuatro años, cuando decidí que haría algo con el objetivo de publicarlo. Además de ir a unos talleres de escritura, también me decidí a participar en ese desafío, con la esperanza de poder sacar algo de todo ello. 

¿Tienes algún nuevo reto en mente? 

En realidad tengo otra novela ya escrita, aunque le queda mucho trabajo de corrección por delante. También estoy trabajando en una nueva idea para otra más.

martes, 21 de febrero de 2017

Entrevista a Panayotis Fantidis, autor de la novela "Anhelos perdidos"

Ediciones Atlantis publica “Anhelos perdidos”, del autor de origen griego residente en Madrid Panayotis Fantidis. Una historia que llevarán al lector a través de un viaje sobre los anhelos, esperanzas y deseos del alma de su protagonista.



¿Quién es Panayotis Fantidis?

Soy ciudadano español de origen griego, nacido en la tierra de Alejandro Magno, de padres Pontios/Lazos, descendientes directos de Jasón y de los argonautas

Llegué a España a la edad de 18 años. Estudié Medicina en la Facultad de Medicina de Cádiz, donde me licencié y fue en Córdoba donde me formé como especialista en Cirugía Cardiovascular y me doctoré en Medicina y Cirugía. Desde el año 1985 me dedico a la investigación, campo éste que me apasiona y al que he dedicado una buena parte de mi trayectoria profesional, participando en múltiples proyectos de investigación relacionados con mi especialidad y publicando numerosos artículos en revistas científicas, de ámbito nacional e internacional. 

Si me tuviera que definir lo haría como alguien que no se resigna a que haya preguntas carentes de respuesta. 


¿Cuánto tiempo te ha llevado escribir “Anhelos perdidos”?


Al igual que el título de la novela, escribir este manuscrito era un anhelo para mí. Existía un deseo desde hacía bastante tiempo de rendir un homenaje a mis antepasados los griegos pónticos, a Aspasia de Mileto, esposa de Pericles y la mujer más importante de la Grecia Clásica. 

Ciñéndome a su pregunta le diré que, escribir esta novela me ha llevado más de dos años. 


¿Qué sentimientos te ha provocado?


Obviamente las sensaciones y sentimientos que ha despertado han sido muy diferentes dependiendo del capítulo que estuviera escribiendo. En ocasiones, he sentido una inmensa alegría, hasta tal punto de no poder evitar reírme, sin embargo, en otras, me ha invadido la tristeza, llegando incluso a tener una sensación de enorme vacío.


¿De dónde nació ese afán de escritura? 


Mi afición por la escritura, más que un afán es una necesidad personal por exteriorizar sentimientos, por poner palabras a mis experiencias, mis vivencias, recuerdos, anécdotas, pensamientos, reflexiones,….. Todo ello me llevó a escribir, en el año 2008 mi primera novela, publicada, Mario el Macedonio.


Si te pregunto por tu libro favorito… ¿Qué título es el primero en el que piensas?


Sin duda una novela que es un referente para mí, como escritor y a nivel personal, es El viejo y el mar.

Entrevista a Manuel Godino, autor de "Cuarenta grados al amanecer"

Ediciones Atlantis publica “Cuarenta grados al amanecer”, del autor madrileño Manuel Godino Una novela urbana donde su protagonista llevará a cabo una lucha con su mundo interior. Una historia plagada de elementos realistas que estremecerán al lector.


¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela? 

El origen de esta novela se remonta a los años 90. Tendría yo entonces 23 o 24 años y estaba fascinado por la obra de Dostoyevski, que era mi principal influencia. Después de haber leído sus Memorias del subsuelo, e influido también por la poesía de Baudelaire y la película La mamá y la puta del francés Jean Eustache, concebí esta historia en la que el amor une y puede salvar del desastre a sus dos jóvenes protagonistas, que viven en difíciles y adversas circunstancias. El manuscrito quedó perdido entre mis papeles hasta que, hace un par de años, lo encontré, lo leí y pensé que, a pesar de su precariedad, se podía aprovechar por la intensidad de la trama y la pasión de sus personajes. Así que decidí restaurarlo, aportándole la técnica y los conocimientos literarios que he adquirido en los casi 30 años que llevo escribiendo. 

¿Hay algo de biográfico en ella o son todo elementos de ficción? 

Creo que todo personaje protagonista tiene algo de su autor, es casi imposible aislarse de la propia conciencia y la experiencia vital. Yo en los 90 era un joven rebelde y contestatario y de alguna manera eso queda reflejado en Phablo, el protagonista. Pero este tiene más mala leche de la que he tenido yo nunca, es un joven cínico y subversivo, muy crítico con lo que conoce y le rodea, que es el Madrid de finales de siglo. Por lo que respecta a Sol, la protagonista, su imagen y su temperamento se basan en una chica de la que yo andaba enamorado en esa época; pero solo eso, pues Sol está envuelta en una vida salvaje y al margen de la ley que yo ideé para que, sumada a las condiciones deplorables en las que vive Phablo, el amor fuese un sentimiento tan puro como puesto a prueba y desafiado en situaciones límite. La trama, por otra parte, es totalmente ficticia. 

¿Qué sentimientos te ha provocado? 

Encontrarme con esta historia 20 años después de escribirla me causó una gran sorpresa: descubrí que como autor y como persona había cambiado muchísimo, tanto que no me reconocía del todo a mí mismo en las páginas que había escrito tanto tiempo atrás. Sin embargo, me gustó y me pareció muy interesante cómo yo, en los 90, podía expresar con tanta fuerza diversas pasiones y comunicar una innegable tensión dramática. Ahora, no obstante, escribo bastante mejor que entonces. Así que esta novela es el resultado de combinar lo mejor de mí hace 20 años con lo mejor de mí en la actualidad. Es algo especial, esperanzador y satisfactorio. 

¿Qué te impulsa a escribir? ¿Qué te impulsa a leer? 

Siendo aún un joven aprendiz de escritor, era tan absurdamente riguroso que solo leía autores que hubiesen fallecido y pasado a la historia superando el desgaste del tiempo. Hoy en día no soy tan crítico: me encanta Vargas Llosa, me encantaba el recientemente fallecido García Márquez, me gusta mucho cómo escribe Javier Reverte... Yo leo para disfrutar y aprender, así que procuro fijarme en quienes pueden aportarme las mejores enseñanzas, grandes maestros de hoy y ayer. Las referencias literarias que aporta Phablo, el protagonista, en esta novela, son también las mías. Escribir es mi pasión, mi vocación desde la adolescencia, el amor intelectual de mi vida. Esta será mi tercera novela y, aunque las tres son totalmente distintas, las tres tratan de amor; el amor, sin duda, me impulsa a escribir. No solo prosa, también poesía que espero que algún día vea la luz. 

Si pudieras cambiar algo en este mundo a través de tus relatos, ¿qué sería? 

No sé por dónde podría empezar: trataría de imponer paz y cordura. No me gustan los extremos, ni el comunismo ni el fascismo, creo en la tolerancia, el respeto y la democracia. En mi novela, aunque Phablo es un joven desarraigado y algo oscuro que solo se preocupa por su propio ombligo, a veces aporta elementos positivos: su crítica del capitalismo, mediante la cual expresa la necesidad de que la riqueza, tan enormemente descompensada en el mundo, se reparta con más generosidad y justicia, podría hacerla mía en líneas generales, matizando que yo creo más en la libertad de occidente, a pesar de todo, que en cualquier otra cosa.

lunes, 20 de febrero de 2017

Entrevista a David Álvarez Gómez, autor de "Urbanalia. Serendipia para lo etéreo"

Ediciones Atlantis publica “Urbanalia. Serendipia para lo etéreo”, el libro de relatos del autor de origen segoviano David Álvarez Gómez. Un conjunto de historias con las que su autor intentará poner a prueba y llegar a conmover al lector a través de sus relatos sobre todo tipo de situaciones.



¿Qué se va a encontrar el lector? 

Los lectores verán dos tipos de tinta: una visible y otra invisible. El lenguaje oculto que hay en cada uno de los relatos generará un hechizo muy poderoso en ellos, con el temor o quizá la grandeza de verse reconocido. 

La elección de estos relatos de entre todo el patrimonio personal —casi mil, hasta el momento— no resultó fácil, si bien, fue una tarea onerosa, al tener que dejar a otros en el tintero que no cumplían con el canon de este compendio literario. Sin embargo, creo que el resultado es fiel a mis «principios», ya que los «finales» se los dejo al aguerrido lector, ajeno a interpretaciones moralistas. 

¿Quién crees que disfrutará más con su lectura? 

A cualquiera que sea capaz de levantarse una y otra vez tras haber caído otras cuantas. Urbanalia supone un manual de supervivencia para aquellos que la vida les da de lado, encontrando entre sus páginas historias menudas acerca de la vida y de la muerte, del amor y el odio, de los sueños prohibidos. 

Si el lector pudiera sacar una conclusión o moraleja de “Urbanalia. Serendipia para lo etéreo”, ¿cuál sería?

Sé tú mismo. No te engañes. Hemos venido a este mundo a cometer estupideces. 

¿Cómo surgió el título? 

Es un libro que comprende pequeños relatos de la vida cotidiana, de nuestra intimidad más profunda, ésa que a veces escondemos en nuestro subconsciente. Urbanalia, se alía con lo humano y transgrede su naturaleza, con el subtítulo Serendipia para lo etéreo, avivando la importancia del azar en nuestra existencia. 

¿Hay algo que te gustaría hacer y aún no has tenido la oportunidad? 

La ventaja de ser un escritor novel es que siempre puedes mirar hacia arriba. No tienes que pensar en hacerte millonario escribiendo, ni pensar en recibir un Pulitzer, ni nada por el estilo. Sólo hay que disfrutar de ello, saber que mientras escribes, existes. 

Si te obligaran a escribir un libro con otro/a escritor/a, ¿quién sería? 

Creo que sería con Jesucristo o M. Luther King (aunque no fueran escritores al uso), pero lamentablemente —la obviedad lo resume todo—, no puedo, no sólo por la ausencia de éstos, sino porque el engendro resultante podría ser demasiado escatológico para el lector. 

El mejor consejo que te han dado como escritor es: Que me lea hasta la composición de la crema corporal o de la pasta de dientes. También, que si llego a la página cincuenta de un libro, y no me ha gustado, lo aparte al rincón de los libros olvidados. Cruel, pero necesario. 

Si fueras un superhéroe, ¿cuál sería tu kriptonita? 

La verdad es que hacen falta menos superhéroes y algo más de sentido común. Pero si tuviera que reencarnarme en un superhéroe, lo haría en mi padre o en mi madre. Ellos son los que se merecen ese atributo después de haberme soportado todos estos años. 

¿Hay algún tema del que no hablarías en tus libros? 

¿No creéis que ya hay demasiados tabúes en esta sociedad? No hay vulgaridad en ello si se hace con estilo y se evitan discriminaciones peyorativas. Al fin y al cabo todos estamos hechos de la misma pasta. Lo único que cambia es nuestra conciencia.

viernes, 17 de febrero de 2017

Entrevista a Draina LeBrun autora de "Arcontius"

Ediciones Atlantis publica “Arcontius”, la novela de la autora de origen venezolano residente en Madrid Draina LeBrun. Una historia donde sus personajes llevarán al lector a través de un mundo completamente nuevo lleno de elementos de fantasía.


¿Quién es Draina LeBrun?

Una persona católica, poco habladora, bastante irónica, observadora, amante de la música, los libros y de los animales. Me encanta escribir, componer, ir a la Iglesia, tocar el bajo y la guitarra, escuchar música, me gusta la soledad, el silencio, la compañía escogida en su justa medida y ensayar con mi grupo GROUND SOUL. 

¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela? 

Estaba en el tren, escuchando música y se me vino a la cabeza la idea de los tres personajes principales femeninos, era como si los viera. A medida que iba escribiendo, fui rectificando la imagen de los personajes lo que me llevo a asociarla -y crear- a los zálides. En cuanto al mapa, lo iba haciendo a medida que escribía. Poco después, se me ocurrió la idea de los dragones lo que me llevó a asociarlo a la trama central y a los antagonistas. En cuanto a los antagonistas, desde un primer momento tenía claro que no quería que fueran seres normales, de ahí que sean una bruja, una hechicera y un demonio. Me llevó cerca de dos años escribirlo, pulir y encajar todos los detalles. 

¿Cómo es la evolución de la trama y los personajes? 

Los personajes se dejan llevar siempre por un código moral en referencia a los reinos donde viven, de ahí que los personajes del Reino del Orbe sean más pacíficos y los personajes del Reino de Náyade sean los más agresivos mientras que los personajes del Reino Empíreo están entre ambos. Se podría decir que los personajes humanos se dejan llevar por sus instintos de ahí que necesiten a sus zálides, que actúan a modo de conciencia para ser más humanos y menos impulsivos. Esto, unido a las circunstancias, hace que los personajes se vuelvan más maduros y que las diferencias entre ellos sean menores. 

Los zálides, me atrevería a decir, son el elemento principal de la obra, pues la carencia de ellos en los antagonistas hace que sean seres puramente instintivos que, a pesar de tener inteligencia, no pueden controlar su instinto asesino y vengativo, por otro lado, los dragones no tienen zálide y no les hace falta puesto que ellos sí son capaces de dominar su instinto. 

En cuanto a la trama, es veloz, No-Ah, Li-Amsur y Je-Anrin son tres reinas, que deben aliar sus fuerzas, para truncar los planes malvados de TeZaita, CasRaiss y PanSeus que quieren romper la conexión entre humanos y zálides, para matar a los humanos y convertir en malvados a los zálides. Para evitar que estos planes funcionen, No-Ah, Li-Amsur y Je-Anrin convocarán sus ejércitos, y declararán la guerra a TeZaita, CasRaiss y PanSeus que cuentan con su propio ejército de zálides transformados. 

¿Cómo surgió el título? 

El título surgió del nombre del mundo donde viven los personajes. Una de las cosas más complicadas fue crear los nombres tanto del mundo como de los personajes, así que me limité a juntar partes de palabras comunes, jugaba con ellas, les daba la vuelta, las traducía a otros idiomas... Así nacieron todos los nombres de los personajes y la palabra "Arcontius". 

¿En qué momento supiste que se querías ser escritora? 

Escribo desde los 13 años, leer Harry Potter me animó a ello. Escribo porque nunca nadie me dijo que era algo que debía hacer y, sin embargo, se me da bien, me gusta y disfruto con ello. No hay un momento exacto, no es como si me levantara de la cama y dijera "quiero ser escritora". Escribir es algo que me gusta y todos mis pasos y decisiones me han llevado hasta aquí.

jueves, 16 de febrero de 2017

Entrevista a Juan Solaz, autor de "Persta Invicta Venus"

Ediciones Atlantis publica “Persta Invicta Venus”, la novela del autor madrileño Juan Solaz. La novela de ficción histórica invitará al lector a recorrer los recovecos de una vida marcada por el pasado anarquista de su protagonista Argimiro Calasparra.


¿Quién es Juan Solaz? 

Juan Solaz es un hombre de 70 años, casado felizmente desde hace más de 45, padre de dos hijos y abuelo de una nieta de quince meses. 

Un hombre que siempre tuvo la pasión de escribir o, mejor aún, de contar historias pero que no se atrevió en su juventud a dedicarse a ello y acabó siendo abogado con un desempeño razonable en la Asesoría Jurídica de una empresa constructora de ámbito internacional, lo que le permitió viajar por cuatro continentes y más de sesenta países. 

Un hombre que, en sus ratos libres, siguió dedicándose a escribir, a contar historias, aunque fuera para autoconsumo porque le daba bastante pudor, o quizás miedo, el juicio de los demás. 

Un hombre que en sus casi seis años de jubilado ha seguido escribiendo, con dos novela acabadas (ésta es la segunda), media docena a medio trayecto y buen número de relatos cortos con los que ha dado la lata a algunos amigos sufridores. 

Un hombre que en el umbral de la vejez (parece que ya lo ha traspasado, casi sin darse cuenta) mira el mundo con curiosidad de entomólogo y con bastante escepticismo porque el entusiasmo le cuesta sentirlo y expresarlo, aunque le encante reír y sonreír. 

¿Cómo es la evolución de la trama y los personajes? 

La trama evolucionó desde la primera idea que dio origen a esta novela: el nombre de su protagonista, Argimiro Calasparra. No escribo nunca con un plan preconcebido; las ideas van apareciendo y con ellas los personajes enganchados unos con otros, como las cerezas. A veces surge la magia y adquieren vida propia empeñándose en hacer cosas que ni me había planteado. 

Decidí situar a Argimiro en Heidelberg, en plena posguerra y a partir de él, apenas intuido, me re-monté a su padre, Andrés, exiliado anarquista; a Klaus, amigo de éste, a Uta, su amante compartida, a Gertrud, la abuela adoptiva de Argimiro, a Jürgen, su único amigo, cuyas historias se van entreve-rando en el texto... Luego Argimiro va a la escuela, crece, se hace médico, ejerce su profesión en Heidelberg y desahoga su triste sexualidad con una prostituta polaca, Katrina. 

Solitario y misántropo, un buen día le cae literalmente del cielo el amor de su vida: Olalla Riversda-le, una peculiar mujer islandesa con quien tiene una hija y conoce la felicidad. Inesperadamente, un desgraciado accidente le devuelve a su mundo anterior dejándole sin ganas de vivir, de vuelta de todo... Decide entonces abandonar su profesión e irse a vivir a una España que no conoce, al pueblo de origen de su padre en la Castilla profunda, a esperar pausadamente la muerte. 

En su solitario refugio castellano, rumiando en la melancolía de sus viejos recuerdos, Argimiro ve invadida sin previo aviso su soledad por la llegada de su nieto pequeño, Udo, a quien ni siquiera conoce. 

¿Cómo surgió el título? 

El título surgió de una inscripción, “Persta Invicta Venus”, que corona el frente de un viejo edificio aún existente en Heidelberg. Argimiro lo ve en su ida al Colegio y comparte las tres palabras como una clave con su amigo Jürgen. Muchos años después, cuando Udo llega a vivir con su abuelo, el joven repite ese mismo lema que ha visto un día paseando por Heidelberg que queda como una seña de identidad entre ellos. 

¿Qué obra has leído, releído y volverías a leer? 

Si tengo que mencionar una sola, “Cien años de soledad” de Gabriel García Márquez, entre la mayoría de sus maravillosas novelas. También casi cualquier relato corto de Jorge Luis Borges (cuando los leo, me siento un payaso a su lado intentando escribir). O “Fortunata y Jacinta” y casi todo Galdós; o Tolstoi, o Dostoievski, o Stendhal, o Thomas Mann... O “El Quijote”, o las tragedias de Shakespeare, o los clásicos griegos... 

Cada vez me gusta más releer y me decepcionan más los autores contemporáneos. ¡Debo de estar haciéndome mayor! 

¿Sigues escribiendo? 

Sí; siempre. Participo en un taller de creación literaria con un espléndido profesor que se las arregla para estimular a un pequeño grupo de personas mayores con inquietudes literarias. Escribimos generalmente relatos cortos aunque yo soy más partidario de las novelas largas, de las novelas río y tengo dos o tres bastante avanzadas que siguen rondando por mi cabeza sin que tenga muy claro cómo darles remate. Sin embargo, a veces los relatos cortos me dejan muy satisfecho. El último que me ha dejado un buen regusto, “Una granja en Wisconsin”, de sólo tres páginas, es el desarrollo del final de la película “Blade Runner”. El cine es otra de mis grandes pasiones.