jueves, 30 de junio de 2016

Manuel Fernando Estévez Goytre: Espero repetir la experiencia de estar en la Feria del Libro de Madrid en años sucesivos.



Cuando puse un pie por primera vez en la feria del libro de Madrid me quedé impresionado. Nunca había estado en una feria con tantas casetas, tanto movimiento de gente y, sobre todo, tantos escritores conocidos firmando ejemplares de sus obras. Claro, que se trataba de una edición anterior. Sin embargo, este año, después de que mi última novela viera la luz, por fin llega mi turno (solo yo sé lo que me ha costado que “La sangre sobre las azucenas”, en la que he invertido dos años de mi vida, se edite y se ponga en circulación en las librerías). Como en otras firmas de libros a las que he asistido, estar dentro de una caseta charlando con el público y firmando ejemplares de mi obra hizo que me sintiera querido por las personas que se interesaron por ella. A todas esas personas les doy las gracias, como también agradezco la intención a las que no pudieron ir, algunas de las cuales me trasladaron su pesar. Agradezco igualmente a la editorial Atlantis, que me dio la oportunidad de participar en esta edición, y a los empleados de la librería Salamanca que, por cierto, derrocharon amabilidad con los autores, su atención y su buen hacer. Espero repetir la experiencia en años sucesivos.

martes, 28 de junio de 2016

Y esto fue lo que pensó José Ramón Vera el día de su firma en la Feria del Libro: "Por un par de horitas estaré entre los grandes, en un rincón allí a lo lejos, pero entre ellos"

El autor de 'Autocompasión de un tonto con suerte', nos abre su mente y nos deja esta pequeña muestra de sus pensamientos el día de su firma en la Feria del Libro de Madrid. 

Llegué, como siempre hago, bastante más pronto de lo que debía, así que me dio tiempe a pasearme por las casetas del retiro, empapándome del ambiente. En un momento dado, mientras mis familiares ojeaban libros sobre fotografía y las más pequeñas buscaban incesantemente el nuevo libro de su youtuber preferido, yo me paré a respirar y reflexionar. ¿Qué estaría haciendo yo justo hace un año, durante la Feria del libro del año pasado? Soy mozo de almacén, así que supongo que descargar camiones o reponer estanterías, pensé. Por las tardes, me encontraba acabando mi primera novela..."Autocompasión de un tonto con suerte", la que vengo a presentar a Madrid. La de vueltas que da la vida. En un año, he cumplido el sueño de escribir un libro y, gracias a cruzarme con Ediciones Atlantis, de que sea publicado. Parece que haya pasado medio siglo. 

Mientras noto como se me hincha el pecho de alegría, felicidad y orgullo, sigo paseando entre los libros, las casetas y los aficionados a la lectura que van buscando ese trozo de magia que solo dan los libros. No dejo de mirar los carteles de cada caseta, los que anuncian el próximo escritor que se pasará por allí a firmar sus ejemplares. Alucino. A la misma hora que yo estarán Matilde Asensi, Aute, Juan José Millas...gente que admiro y/o venero, ¿cómo coño has llegado tú hasta aquí, Jose Ramón? Por un par de horitas estaré entre los grandes, en un rincón allí a lo lejos, pero entre ellos. Estaré al otro lado de la caseta, donde nunca he estado, firmando trozos de mí a desconocidos, con los que ya estaré unido, de una forma o otra, para siempre jamás. Estaré al otro lado del negocio, vendiendo...jugando a ser escritor.

Aretussa Margaritti: El lector va a encontrar en 'Desertores' mucha acción, intriga y superación.

Ediciones Atlantis publica ‘Desertores’, una novela de ciencia ficción escrita por la autora gaditana, Aretussa Margaritti, que nos sitúa en un mundo en el que para sobrevivir, es necesario luchar constantemente. En este contexto, un grupo de adolescentes, obligados a madurar de forma prematura, se unen para conseguir sus metas y luchar contra un gobierno que se ha apoderado de su ciudad.

¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?
La idea surgió a partir de un sueño que tuve. En el sueño, aparecía yo misma disparando contra una serie de personas vestidas de blanco, pero no comencé a escribirla hasta que no vi la película "El corredor del laberinto". 
Ahí fue cuando me dije a mi misma que quería crear una historia que tuviese acción e intriga, pero sin dejar de lado el amor.

¿Quién es Aretussa Margaritti?
Aretussa Margaritti, es una chica bastante tímida que le cuesta abrirse al mundo, pero que cuando escribe, expresa todo lo que no puede hacer en la vida real.
A Aretussa, le encanta la lectura, el olor de los libros viejos y está obsesionada con la saga Canción de Hielo y Fuego.
Se considera una persona soñadora y a la que le encanta vivir miles de aventuras mientras lee.

¿Qué se va a encontrar el lector en esta novela?
El lector va a encontrar en la novela mucha acción, intriga y superación.
Se puede ver como una serie de adolescentes luchan por conseguir sus metas. Luchan por la injusticia contra un gobierno que se ha apoderado de su ciudad.
Unos adolescentes que tienen que madurar demasiado pronto con la serie de sucesos que llevan a cabo.

¿Tiene algo en común con las escritas anteriormente?
Lo único que tiene en común esta novela con las que he escrito anteriormente, es la acción y la intriga. Ya que las historias que he publicado son todas de ciencia ficción.

Si pudieses ser un libro, ¿qué libro te gustaría ser?
Si pudiese ser un libro me quedaría con la saga Canción de Hielo y Fuego.
Una saga llena de acción, intrigas, amor...
Una historia que tiene todo lo que un libro debe tener. Una historia que me fascina de mi escritor favorito George R.R. Martin.

viernes, 24 de junio de 2016

Félix Arribas sobre su experiencia en la Feria del Libro: "Me habéis dado la oportunidad de revivir un pasado. Pero en esta ocasión como protagonista de un evento al que solo tenían acceso los privilegiados de la pluma"

El batería de 'Los Pekenikes', Félix Arribas, estuvo firmando ejemplares de su primera novela 'Vida gris', el pasado 28 de mayo. Lo hizo junto a su compañero de banda, Ignacio Martín Sequeros, y esta que nos manda, fue su experiencia.

El Parque Retiro fue para mí uno de los mayores objetos de deseo en plena adolescencia. Aquellos finales de los 50´s representaban una cita de libertad después de una semana de colegios.

Juancito, el Gordi y yo, éramos como el sello en la carta. Las vivencias  de nuestra adolescencia nos hicieron inseparables. Vecinos de las casas de militares del Pº de María Cristina, teníamos el Retino a escasos metros de nuestro barrio. 

El domingo el plan tejido era inalterable en nuestros hábitos cotidianos: La "miloja" por 1,50 pesetas de la pastelería La Cervantina, y el vermut de Bodegas Casas (cuando el presupuesto de la escasa paga daba para ello),  eran factores imperdonables

Luego ya por la tarde la obligada visita al Retiro conformaban nuestro trazado inalterable. 

Con cuidado saltábamos los setos que cercaban los pinos centenarios, en aquella época en el Retiro, todo estaba prohibido y rodeado de aligustre insondable y con pena de multa si pisabas el césped. Una vez traspasábamos el umbral prohibido,  rebuscábamos los piñones caídos de los pinos. 

El Lago representaba la calma. Y junto a la pequeña playa que se formaba junto al monumento dedicado a Alfonso XII, elucubrábamos tratando de arreglar el mundo.

Un suceso importante fue cuando un amigo del barrio, Paco, se escapó de casa y se refugió entre unos matorrales junto al Observatorio de Madrid pegado al Retiro. No le faltaron los víveres puesto que un desfile de compis le llenamos la despensa con latas de sardinas, chuscos del Gobierno Militar y alguna que otra manta. Paco, el fugado, acabo en un correccional y a los pocos días de su alta preparo el petate y  como emigrante se fue e a Alemania para trabajar en una fábrica de cristales para gafas. Corrían los años 1959.

Pero no todos los domingos ofrecían el mismo carisma. En el Retiro había dos sucesos al año que le daban mayor atractivo. Una eran las Carreras de Motos, sobre todo las de sidecar, y el otro la Feria del Libro.

En el primero, en las carreras, recuerdo la astucia de escondernos debajo de la tribuna para ver las piernas de las mujeres, y quien tenía la fortuna de divisar alguna braga, rápidamente nos avisaba para hacernos partícipes del hallazgo.

La otra ocasión, cuando se celebraba La Feria del Libro, el objetivo consistía en a ver quien se equipaba del mayor número de catálogos y propaganda que las editoriales ofrecían.

Las celebridades que ofrecían sus firmas se me representaban como dioses en el Olimpo. Nada de estar sentados en una silla, a estas las veía como tronos adornados de dispendios en orfebrería y tules alados al aire. El hecho simple de mirarles significaba ningunear algo que no me pertenecía por no estar a la altura de semejante cargo.

Mi amigo Juancito desapareció entre ocupaciones que nadie supo desvelar. Al Gordi, compañero del alma y al que tan ligado me sentía, el puto destino le tendió una trampa. Y Un día le cito en un lugar inaccesible en donde nadie tiene derecho a acudir si no es con billete sin retorno. Esa pérdida causo en mi una despedida que aun me cuesta superar. Y la imagen con su traje gris azulado con camisa y corbata estrecha, y sus 16 años, me vienen a la mente siempre que cruzo el Parque del Retiro. 

Yo tome derroteros en mundos que me esperaban por sorpresa. La música me adopto y quiso que me alistara colocándome una venda para que solo pudiera sonidos y ritmos.
      
Han pasado unas cuantas docenas de años y con la mente relajada me atreví a escribir mi primera novela. Anteriormente lo había hecho con cuentos de menor cilindrada. 

Gracia J y gracias Editorial Atlantis. Me habéis dado la oportunidad de revivir un pasado en la caseta 358 de la Librería Salamanca. Pero en esta ocasión como protagonista de un evento al que solo tenían acceso los privilegiados de la pluma.

Por eso es tarde cuando me encamine a la caseta 358 lo hacía mirando insistentemente a mi alrededor. El Paseo de Coches del retiro se me hacia interminable. Trataba de encontrar la alfombra roja que me conduciría a la caseta pero no la encontraba. Tuve que imaginarme ser acompañado de ujieres con indumentaria de gala calmar las ansias de gloria que se me desvanecían al no ver gentío a mi alrededor.

Una vez dentro de la caseta supere la crisis que derrotaba mi cita. La gente que pasaba y se detenía comenzaba a mostrarse racionalmente. Al principio parecían que se movían como  patos de una caseta de feria en el que el movimiento se hace a través de una cinta sin fin.

La conmoción llegó al paroxismo cuando alguien me demando la novela " VIDA GRIS".  

La silla que entonces me acogía fue cuando en un instante, tomo carácter de trono alado aireado de tules blancos. Me apoyé para comenzar la dedicatoria, que mas bien y dado al momento culminante de la situación podría tratarse de la firma del cuadro de las Lanzas "El Rendimiento de Breda" de el Greco. 

¿Debería sentirme intruso en un terreno como escritor ajeno a mi profesión siendo batería de Los Pekenikes?. La incógnita se desveló cuando después de que la cajera de la caseta 358 ingresara en la caja el dinero de los libros que había vendido.

"Todo es bueno para el convento" , le decía el abad a un monje que llevaba una puta a cuestas.

Antes de acabar el acto de la firma me relaje unos minutos y en la  plegaria que bañaba mis sueños trate de vislumbrar entre los viandantes a Juancito y al Gordi. Seguro que les habría hecho la mejor dedicatoria que una pluma puede describir a unos amigos que formaron parte de mi historia. 

Ignacio Martín Sequeros nos cuenta su experiencia en la Feria del libro de Madrid: "No puedo decir pues que “los Dioses (de los truenos, los vientos y las lluvias…) se pusieran en mi contra”

Ignacio Martín Sequeros, nos cuenta como fue su experiencia en la Feria del Libro de Madrid. Fue un sábado lluvioso... pero al final, siempre sale el sol. 


"Recién presentado mi libro PEKENIKES, SU AUTÉNTICA HISTORIA, en en la Feria del Libro de 2015, allí fue agotada su primera edición. Seguidamente ya ofrecimos su SEGUNDA EDICIÓN, hasta llegar de nuevo a esa FERIA DEL LIBRO 2016, donde se me asignó firmarle el segundo día de la Feria, 28 de Mayo, desde las 7,30 a las 9 de la tarde. Y claro…, como era reciente su inauguración, esa tarde se puedo a llover e incluso a hacer un aire en que ya a las 8,30, muchas casetas, cerraban hacia la mitad sus persianas y retiraban hacia atrás sus libros para que no se mojaran. De otra parte, esa misma noche, se retransmitía en directo el gran partido de la COPA DE EUROPA entre el REAL MADRID-ATLÉTICO MADRID, por cuya consecuencia y unido al malestar climático, sobre las 8,15 de esa tarde, la gente iba casi corriendo hacia la salida del recinto. Algunos de los que portaban paraguas, tenían que combatir contra el tiempo porque ese se los tumbaba. Yo mientras y a resguardo, aguantaba dentro de la caseta y acompañado de mi colega y amigo, FELIX ARRIBAS que allí al mismo tiempo presentaba su libro VIDA GRIS (y tanto de esa tarde…) hasta que como a las 8,45, la mayoría de las casetas decidieron ir cerrando y sin esperar a las 9, entre otras cosas, porque la mayoría de la gente que allí había concurrido, también parecía que igualmente, habían decidido concluír su paseo por el recinto.
Así, echando cuentas con la gente empleada en esa caseta, me comunicaron que de mi libro PEKENIKES, SU AUTÉNTICA HISTORIA, tan solo habían quedado CUATRO ejemplares por venderse y que parece los expusieron al día siguiente (cuando yo ya no acudí allí) e inmediatamente fueron vendidos, según me contaron luego.

Acudí de nuevo a esa feria el último día de la FERIA, día en que firmaba nuestro editor J su nuevo libro. Pero allí ya no quedaba ningún ejemplar del mío, lo que impidió en ese día que se lo llevara también quien en ese momento me lo solicitó.

No puedo decir pues que “los Dioses (de los truenos, los vientos y las lluvias…) se pusieran en mi contra” porque quizá otros Dioses o Diosas (de los Ángeles y otras Hadas) hicieron que se agotaran pronto los ejemplares que allí se habían dispuesto de mi libro para su venta.


El 11 de Septiembre próximo a las 7 de la tarde, presentaré en la SALA CLAMORES de Madrid, un nuevo libro titulado UN ALMA VIAJANDO POR LA CUARTA DIMENSIÓN que no trata ni de música, ni de política, ni de religión, ni de filosofías ni de esoterismo. Simplemente es una bella y amable historia de CIENCIA FICCIÓN y cuyo mayor desarrollo ocurre, nada menos que en 2045, con muchas y agradables e inéditas sorpresas".

Reflexiones del escritor y periodista César de la Lama sobre su firma en la Feria del libro: Atrincherados tras los renglones negros de las páginas


Uno de los mayores placeres del hombre es leer un libro. No sólo éste hecho nos distingue de otros seres de la Creación. Sino que el maravilloso diálogo consigo mismo y con los demás a través de sus páginas sin tener en cuenta al tiempo es un preciado don que nos eleva a una superior categoría. En mi vagabundeo por la ciudad me uní a la multitud variopinta en la que se mezclaban tumultuosamente amantes del libro con intelectuales, estudiantes, curiosos, amas de casa y niños de caramelos y gominolas que visitaban aquella muestra bibliográfica que les importaba un rábano. Estaban en la Feria del Libro, en el Parque del Retiro Madrileño. 
Por un instante imaginé qué sería del hombre si desaparecieran los libros de la faz de la Tierra. Cifras astronómicas de signos formando palabras, oraciones y frases sobre la historia de la Humanidad se borrarían para siempre. Creo que no podríamos sobrevivir a esta catástrofe. Pues si el lenguaje nos dignificó como seres racionales, el poder de la lectura perfeccionó nuestra exégesis mística y nos permitió descifrar lo que otros hombres habían pensado y escrito con anterioridad hasta elaborar nuestra propia historia humana. Cuando leemos, lo que realmente hacemos es retraducir lo sucedido con anterioridad y con independencia de su realidad o ficción. Pues no existe idea o pensamiento humano que no esté compendiado en un libro. Pensé lo difícil que resultaba saber leer y acertar en la elección de un buen texto. Leemos no para contradecir o impugnar, ni para creer y aceptar, sino para pensar y considerar. Es precisamente donde reside el mayor placer de la lectura, en esa asimilación e introspección de lo leído que pasa a formar parte de nuestro propio pensamiento. Ese recreo y ensimismamiento que nos permite vivir otras vidas, tener otras sensaciones. El que sabe leer, y lo practica, conoce ya la más difícil de las artes. Pues de lo contrario contemplamos  mal al mundo y luego pensamos que éste nos engaña. 
Cientos de miles de libros se alineaban en los mostradores de las editoriales, librerías y distribuidoras esperando la mano que los tomara. La más variada producción bibliográfica bajo el mosaico multicolor de las portadas se ofrecía al visitante del certamen que hacía suya la frase de Nicolás Avellaneda: Cuando oigo decir que un hombre tiene el hábito de la lectura, estoy predispuesto a pensar bien de él. Entre la multitud curiosa distinguí al amante de los libros, al lector empedernido que hubiera vendido su alma al diablo por leer todo lo que allí se exhibía. Le vi adquirir un ejemplar, revisar el índice, comprobar el ISBN y el copyright, la fe de erratas, el tipo de letra. Acariciar las tapas y el lomo. Después de someter el texto a un chequeo exhaustivo, comprobó su peso y olio sus páginas. Aquel libro había penetrado en su alma.
Yo firmaba ejemplares de mi obra junto al editor de Atlantis, J. Álvarez. Y los visitantes se acercaban tímidamente a curiosear. Muy pocos adquirían un ejemplar. Creo que la gente no lee. Sólo una minoría emplea su dinero en adquirir libros. El leer o no leer es cuestión de hábito, como casi todo lo que hacemos con cierta periodicidad. También puede ser porque nos falte tiempo que dedicar a la lectura, como se lamentaba Menéndez Pidal en su agonía: Que pena tener que morir, con lo que me queda por leer todavía. Aunque este no sea el motivo principal, hoy se lee muy poco. Cada día menos. Eso de madrugar para comprar el periódico es otra historia. Los kioscos se tienen que adaptar a la nueva época y ofrecer en sus pequeños negocios otros productos para niños y mayores. La crisis del papel impreso se debe a la multiplicidad de información de todo tipo que llega a nuestro poder, desde los medios audiovisuales a las redes sociales, que se comparte con la lectura de un libro. Las amas de casa, las que más leen, se inclinan por las revistas del corazón, la tertulia radiofónica o el serial televisivo que les hace más llevadera su ocupación doméstica. 
Pocas veces el escritor se identifica tanto con los lectores como cuando dedica su obra a los demás. Me pareció que los personajes de mi historia viva, porque era su propia palabra la que se divulgaba, se confundían con la gente que esperaba una breve dedicatoria, allí mismo, en mi presencia. Eran ellos, mis personajes, más que yo, quienes deberían dedicar el contenido de sus páginas: "con los mejores deseos, el mayor afecto...". Cuando aquella mujer solicitó mi firma, apenas pude mantener su mirada un instante pensando que tal vez mis personajes, Sofía, Mario, Severo, Salvador, Robert, Juan Carlos, Luther, Valentina, Jacqueline…, que se atrincheraban tras los renglones negros de las páginas, se iban a dirigir a ella y transmitir sus sensaciones; reír o llorar juntos e ignorar mi presencia. Actuar al margen de mi voluntad. Reprobar y rechazar mi obra. Insultarme y despreciarme. Imaginé que estaban dispuestos a contar mis intimidades y mis desvelos por darles vida con la imaginación. Yo no significaba nada para ellos. No podía decirles cómo deberían comportarse ante cada lector con el que iban a dialogar. Tampoco explicar a quienes esperaban mi firma la absurda reacción de mis personajes, protestar por su falta de fidelidad al autor. Quería justificar tantas cosas que me hubiera resultado imposible en tan breve espacio de tiempo y rodeado de libros. Aún podría rasgar mi firma antes que mi alma. Pero sería inútil. Ellos ya estaban allí. Ya existían. Y recordé a Bernard Shaw y su célebre Pigmalión. Según la leyenda griega en la que se inspiró el comediógrafo irlandés, se enamoró de una estatua que él mismo esculpió y a la que llamó Galatea. Comprendí que ya no eran los personajes quienes iban en busca del autor, sino que se disponían a vivir una nueva vida al margen de éste con otras gentes que un día pasaron por la Feria del Libro y adquirieron un ejemplar cualquiera.
                                 
                                  César de la Lama
                                  Junio 2016           

jueves, 23 de junio de 2016

Carmen Murguía: "Mi experiencia en la feria del libro, fue una de las mejores de mi vida. Gracias Madrid...Gracias, editorial Atlantis"

El larguísimo camino verde que era el centro del parque del retiro; con sus flores de mil colores, me recordó al camino de las Xanas que describí en su momento, en “El círculo sagrado” y fue como un Deja Vu repetido.

Entrar en ese parque era como traspasar un umbral a un lugar muy distinto. Una puerta hacia un bosque encantado y maravilloso donde todo puede suceder.
En el parque del retiro hay numerosas estatuas, arboles, pájaros y patos. Estos últimos nadan casi salvajes por las aguas de un precioso lago, por el que flotan pequeñas barcas. Hay caminos impenetrables donde se encuentran paseantes, filas de niños guiados al estilo boy Scout, y deportistas que corren.

La 75 edición de la feria del libro era mi objetivo. Desde el primer momento que pisé el parque, la estuve buscando, pues es increíble lo difícil que resulta encontrar un lugar cuando no sabes ni por donde te mueves pero dicen que preguntando se va a Roma... y con buena razón.
Sobre las 17:30 ya paseaba tranquila por el enmarañado laberinto de casetas sin fin, del paseo de la feria, respirando profundamente el intenso olor a pino que se disfrutaba por todos lados y con un sol de justicia. (Me decían algunos madrileños curiosos a mis comentarios, que era el primer día de sol en toda la feria)

Me encantó poder pasear por las casetas aún cerradas. Todas pintadas de rojo y con los números bien remarcados en la parte superior.(para no perderse),y ver que la mía, la caseta 358,era totalmente blanca...como mis pensamientos.
¡Qué casual!

Pasadas las seis de la tarde, las rejas comenzaron a ser izadas; Los autores caminaron en tranquila charla con sus acompañantes. La larga fila de muchachos y su guía de escuela, se acercaron casi corriendo a recorrer los caminos de kioskos y fue acercándose más y más gente de todas las edades, como nunca antes había visto. Al menos, no en mi ciudad. No con ese ímpetu.
Ahora sé por qué es la feria más importante de España...

La experiencia que estaba a punto de vivir, debería haberme carcomido los nervios, pero nunca había estado tan tranquila...tan a gusto. Me sentí en “mi salsa”, por vez primera en mi vida. Era como una llamada a mi verdadera naturaleza. Allí estaba como pez en el agua. No es fácil de explicar.

Me acerqué a mi stand y vi a una simpática chica que se me acercaba a darme la mano. Era mi primer acercamiento a una de los trabajadores de la Editorial Atlantis, a la que siempre estaré agradecida por confiar en mí y en mi libro.

La encantadora Beatriz me invitó a entrar en la caseta, mientras la encargada del stand colocaba los ejemplares de “el circulo sagrado”, recién salidos de la imprenta, sobre el escaparate. Llegaron un poquito tarde, y me encontré con personas que ya me esperaban impacientes.¡ No podía creérmelo!
Tenía una hora para vender los ejemplares y a pesar de ser un día tranquilo, de poco tránsito estuve firmando sin parar y lo más importante fue que conocí a amigas escritoras que no dudaron en acercarse a conocerme en persona. Juntas compartimos unas risas y fotos.

Luego llegaron más conocidos, como la divertida y especial, Anibel Vecino...me alegré de conocerla y de hacerle una dedicatoria a ella y a la Cripta Mágica.

En resumen, mi experiencia en la feria del libro, fue una de las mejores de mi vida. Todos me trataron fenomenal, y espero poder repetir.
Gracias Madrid...

Gracias, editorial Atlantis.

martes, 21 de junio de 2016

J.M Rodríguez, autor de “Un profundo trance” tras su firma en la Feria del libro de Madrid: La vida es un viaje imprevisible


Saboreaba las ultimas caladas del cigarrillo cuando vi llegar a Calambres, llevaba puesta una viaje americana con coderas, una mochila con poco peso echada al costado y una camiseta con una calavera mejicana, su cara lo decía todo… ¡¡¡Madrid nos espera compañero!!!. 

No es la primera vez que desembarcábamos en la capital, ya conocíamos la suciedad recalcitrante de los espesos bares de la capital pero esta vez íbamos con la intención de mezclarnos con la de la crema de la intelectualidad, de codearnos con los más grandes. Bajo el sobaco llevábamos una novela que habíamos escrito, y que desde Ediciones Atlantis nos habían invitado a pasearla por la Feria del libro, todo una excusa para meternos en el papel de crooners literarios y desvariar por los madriles… ¡¡¡como decir que no!!!

El tren nos acuno en un viaje cómodo y amable. Durante el trayecto nos dio tiempo a disertar sobre lo humano y lo divino. Nos descarnamos hasta mostrarnos los huesecillos y volvimos a vestirnos con nuestro músculos y tendones. Calambres y yo nos conocemos desde hace mil años, nos gusta desvariar en nuestro propio despelote mental, siempre es así.

Llegamos a Madrid y saltamos al campo de batalla, nos lanzamos sin remedio al caos armonioso de sus calles, de sus gentes, de esa sensación de que lo imprevisible es posible, de sentirse ya  parte del decorado. Nos aguardaba la barra del Hotel Fenix. Calambres había hecho los deberes, y él, que es hombre de sensibilidades extremas y miradas de riesgo, había conseguido el aval de José Luis Garcí para poder degustar los mejores Dry Martini de la ciudad. Entramos en el vestíbulo del hotel y nos transportamos al Nueva York de los años 30, se respiraba lujo y ostentación, belleza y clase. Los camareros te saludaban golpeando el dedo índice y el anular en el pecho de su flamante chaquetilla, saludaban como los políticos de la antigua Roma, se respiraba mucho estilo. Uno de ellos nos llevó hasta la barra del bar y nos sentó en una esquina discreta, allí le dimos rienda suelta a los martinis y a la noche.

Al día siguiente nos fuimos a la Feria del libro, caminamos por las interminable calles del retiro parando en todas las casetas, perdiendo la mirada entre los libros, la gente, los libreros, los puestos de información, entre aquel bullicio tan agradable. Vimos a escritores consagrados, a noveles como nosotros, actores, cantantes, princesas, presentadoras estrella, y a Arrabal y a Carbonell, y a Aute, y a Marsé, y a Millas y a un tipo, que no era, pero se parecía a un primo que tengo en León. Vimos a un montón de gente firmando libros, otros comprándolos, y otros como nosotros, simplemente mirando. Una gran olla donde el ingrediente estrella es el libro en su estado sólido… o húmedo, si era uno de la Colección Sonrisa Vertical de Berlanga.

Por la tarde tocaba el momento de éxito, los 15 minutos de gloria como dijo Warhol, y desplegamos las alas y disfrutamos del momento. Vimos el río desde la otra orilla, y fue toda una experiencia para unos neófitos como nosotros. A los escritores más experimentados se le escapaban alguna mueca de disconformidad cuando los veías sentados en su pequeño púlpito improvisado, pero a nosotros no, nosotros nos expusimos, los vivimos, lo sentimos con la máxima de las intensidades posibles. Disfrutamos de los comentarios de los amigos y de la familia que se acercaron por allí. Compartimos algunas confidencias con gente desconocida que preguntaba por la novela, agradecimos cualquier comentario o reflexión que le había provocado. Agradecimos cada palabra desde lo más profundo de nosotros. Sentimos todo lo que compartimos y abrazamos a todo el que pillábamos. Lo vivimos sin censuras.

Hay experiencias que te empujan, que te hacen más fuerte. Hay otras en cambio que te debilitan y te dejan hecho jirones. Pero luego también hay otras que marcan y te dejan huella, que te cambian y te hacen sonreír sin motivo.

Desde aquella tarde en el retiro seguimos siendo los mismos, nada ha cambiado, pero a veces, sin darnos cuenta, nos miramos y se nos escapa una sonrisa de esas, sin motivo. 

La vida es un viaje imprevisible que te lleva a lugares inesperados. 

Ahora estamos esperando nuestro próximo tren Calambres y yo pensando… ¿a dónde nos llevará la vida esta vez?.


J. M. RODRIGUEZ

lunes, 20 de junio de 2016

Entrevista a Stefanie Granger, autora de 'Olivia Hunter y el poder del talismán': "Escribir siempre ha sido mi vía de escape, mi forma de expresar mis pensamientos más profundos"

Ediciones Atlantis publica ‘Olivia Hunter y el poder del talismán’, una novela de género fantástico escrita por la autora palmense, Stefanie Granger, en la que su protagonista se enfrentará a los poderes mágicos que descubre en su decimosexto cumpleaños y deberá evitar que su mundo caiga en manos de Scarlett.

¿Cómo ha sido el proceso creativo de ‘Olivia Hunter y el poder del talismán?
La idea detrás de 'Olivia Hunter y el poder del talismán', surgió a partir de un dibujo que hice de un talismán. Crear los personajes principales, en especial, a Olivia (protagonista) y a Scarlett (antagonista principal), fue un proceso lento con el que obtuve unos personajes de gran interés para el lector.

¿Cuánto tiempo te ha llevado escribirla?
Me llevó un total de unos nueve meses para completarla.Recuerdo dedicar un mes en la caracterización de los personajes, y un par de semanas en esbozar el argumento del libro.

¿Quién crees que disfrutará más con su lectura?
Está hecha para ser leída por un público juvenil, aunque eso no significa que un adulto no pueda disfrutar de la lectura de la misma forma.

¿Cómo crees que puedes sorprender al lector?
Sé que cada vez es más difícil dar con algo que el lector no espere. Sin embargo, el mundo que rodea a Olivia, la protagonista; es más complejo de lo que uno se pueda imaginar. Además, las habilidades de algunos personajes crean situaciones inusuales incluso para una novela fantástica.

¿Qué te impulsa a escribir?
Escribir siempre ha sido mi vía de escape, mi forma de expresar mis pensamientos más profundos. Para mí, escribir es como un lugar en el que puedo dar vida a mi imaginación. Crear historias que la gente pueda disfrutar, es a la vez un objetivo y una motivación.

Isaías Ayuso nos cuenta su experiencia en la Feria del Libro de Madrid: "De cualquier forma, la experiencia ha sido muy positiva"

Tras el fin de semana nos han llegado muchas opiniones de los escritores que estuvieron firmando en la Feria del libro de Madrid. Aquí te dejamos la experiencia de Isaías Ayuso, que firmó ejemplares de su novela '18'. La historia oculta del buque Lusitania' el viernes 10 de junio.


"Yo ya estuve en el año 2000 en la inauguración del stand de la Comunidad de Madrid, con motivo de la edición de otro libro mío, pero solo fui al acto de presentación e intervine como autor, pero no hubo firma en sí. 

La verdad es que es un acto contradictorio en sensaciones, el lugar es ameno y en mi caso la compañía fue muy agradable. 

Los ratos que estás solo, mirando pasar a la gente por el paseo sin que nadie se interese por tu libro, ni siquiera por la caseta, es algo deprimente, te sientes como un vulgar vendedor a la espera de clientes. 

Sin embargo, cuando alguien se acerca y te pregunta de qué va la novela, aún sin saber si la va a comprar o no, porque en ese momento no te importa, te vienes arriba y le explicas eufórico el contenido. 

Coincidí la firma con un chico joven de Atlantis que había escrito un libro de novela negra, que no recuerdo su nombre, y con Javier Urra, psiquiatra y ex defensor del menor de la CAM, muy agradable y con mucha experiencia en este tipo de actos, que me animó. 

La megafonía nombrando cada cierto tiempo el título de la novela y mi nombre contribuyó a elevar mi estado de ánimo en algunos momentos de bajón. 

También he de decir que en mi caso la hora, las 6 de la tarde, (dando el sol de plano en la caseta y nada más abrir la feria), no fue la más adecuada, e hizo que pasara la primera hora hasta que el paseo se animó y se llenó de gente. De cualquier forma, la experiencia ha sido muy positiva. 

Después, constaté bastantes ausencias que tenía confirmadas, algunas me dijeron que no encontraron la caseta, ya que la fila de la caseta 358, se interrumpía durante muchos metros, (50 o más) por una exposición de fotografía y pensaron que no seguía (excusa o verdad, no lo sé).  Gracias".


 

viernes, 17 de junio de 2016

Pablo García Barberá nos cuenta su experiencia en la Feria del libro de Madrid: "Le doy las gracias al pasado por haberme hecho aterrizar en Ediciones Atlantis"

Recién acabada la Feria del Libro de Madrid 2016, y a menos de un mes para que se cumpla un año de que Ediciones Atlantis publicara mí novela La Flor de Nîsser, un bravo y un soñador, tan solo tengo palabras de gratitud hacia la editorial y reconocimiento del gran trabajo que realizan.

Si al poner el punto final a mi novela, alguien me hubiera dicho que no solo se publicaría, sino que al año siguiente iba a asistir a tan importante evento literario, no lo hubiera creído. 
Gracias a las personas que componen el equipo editorial, por haberme brindado la oportunidad de estar rodeado (este 5 de junio de 2016, el cual recordaré siempre), de escritores de altísimo nivel y como no; de lectores, de muchos lectores. Vivir por primera vez la feria del libro y hacerlo desde el lado de los autores es algo que nunca hubiera imaginado de forma real, porque soñarlo sí, alguna que otra vez.

No sé qué sucederá en el futuro, pero le doy las gracias al pasado por haberme hecho aterrizar en Ediciones Atlantis y formar parte de esta gran familia.

Antonio Castillo realiza una perfecta radiografía de la antología "El cielo en tus manos" en este programa de Ecos de actualidad

En este programa de Radio Inter, Ignacio Martín Sequeros, cofundador del grupo Pekenikes, nos habla de su firma en la Feria del Libro de Madrid 75 edición. Por otro lado, el colaborador habitual, Antonio Castillo realiza una perfecta radiografía de la antología El cielo en tus manos desglosando los relatos del vol. 1. 

Dirige la sección literaria 'Te damos la palabra', Alexia Cué. Colabora J.D. Álvarez, editor de Ediciones Atlantis. 

jueves, 16 de junio de 2016

Iván Albarracín: "Fue una experiencia inolvidable" firmar en la Feria del Libro de Madrid

Iván Albarracín estuvo firmando ejemplares en la Feria del Libro de Madrid el pasado domingo, 29 de mayo de su novela "Las crónicas de la ciudad en llamas I: El universo dormido".

"Fue una experiencia inolvidable...Contacto con escritores de diferente temática, público abierto a nuevas propuestas y un inmejorable olor a literatura, aunque eché en falta mayor atrevimiento con las propuestas....", nos cuenta "el cronista en llamas".


Aquí os dejamos las fotos que nos ha mandado el autor:


María Vadillo sobre su novela, 'El hijo del mar': La novela enganchará al lector casi desde el principio

Ediciones Atlantis publica ‘El hijo del mar’ una novela fantástica escrita por la autora  vizcaína, María Vadillo. En sus páginas, nos cuenta la leyenda de Moisés, un bebé abandonado en una barca que acabará creyendo ser hijo de la mar y va a diario a la playa esperando respuestas hasta que aparece su madre y decide reclamarlo.

¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?
La idea de escribir una novela surgió cuando decidí presentarme aun concurso. Hasta entonces, únicamente me había presentado a concursos de cuentos y relatos cortos y me apetecía ese desafío. Puesto que no se me ocurría ninguna idea que me pareciera lo suficientemente original, busqué entre los cuentos que aún no había presentado en ningún concurso y decidí alargarlo.

¿Qué se va a encontrar el lector? ¿Cómo crees que puedes sorprenderle?
Quien lea esta novela se va a Eencontrar con una lectura sencilla, con la única finalidad de entretener, casi como un cuento largo. Le sorprenderá que la novela le enganchará casi desde el principio. Si es una persona que vive la lectura, sentirá la angustia de Estela cuando ve peligrar a su familia y el desconcierto del padre Benigno ante todo aquello que va más allá de su fe.

¿De dónde nació ese afán de escritura?
Empecé a escribir de una manera más o menos constante, en la adolescencia, coincidiendo con el comienzo del Concurso de Cuentos Valle de Gordexola (que este año ya ha cumplido su edición nº 28), la timidez me impidió presentarme en las dos primeras ediciones, y finalmente me decidí en la tercera, ganando el segundo premio de mi categoría. Eso me animó a seguir intentándolo. 

¿Cuál es tu autor de referencia?
Para esta novela, mi autor de referencia fue José Miguel de Barandiarán, cuyos estudios me ayudaron a desarrollar las actitudes y costumbres de los protagonistas. Por otro lado, en mi pequeña biblioteca hay variedad de estilos, desde libros de misterio, de terror, de humor, por supuesto, relatos cortos, leyendas, y tampoco faltan los relativos a la etnografía. Por lo que no hay un único autor que me sirve como referencia en mis relatos.

¿Hay algún libro que hayas leído, releído y que volverías a leer?
Hace unos días volví a leer “Cinco panes de cebada” de Lucía Baquedano, es un libro que me acompaña desde hace tanto que, incluso, nombré a uno de mis primeros personajes como su protagonista. Es un libro muy recomendable a cualquier edad, puesto que habla de la importancia de la lectura y todo lo bueno que esta puede proporcionar.

miércoles, 15 de junio de 2016

Carmen García-Comendador sobre 'Ladrones de Arena': "El misterio y la oscuridad se ocultan en cuevas, relatos de bandidos, el djinn o genio en la botella, espejismos y monstruos"

Ediciones Atlantis publica ‘Ladrones de arena’ una novela fantástica de la Colección Netwriters, escrita por la autora Carmen García-Comendador que año y medio después nos trae la continuación de ‘Tierras de Fuego’. En esta segunda parte, nos adentramos en la profundidad del desierto, de nuevo de la mano de Eva y su padrino, el escritor Orson, y se tratarán  temas como el miedo, la desesperanza, la ilusión y la homofobia. ¿Cómo protegernos de la incertidumbre y la desesperanza? Los personajes nos contestarán mientras avanza la trama del libro.

¿Cómo ha sido el proceso creativo de ‘Ladrones de Arena’?
Muy laborioso. Partir desde el libro anterior, es siempre una ayuda pero ha sido uno de los más difíciles por cuestiones personales y profesionales. La idea de “Ladrones de Arena” nació hace trece años durante un viaje al norte de África donde tuve la oportunidad de conocer a sus gentes, contemplar el cielo estrellado desde lo alto de las dunas, ver una auténtica haima, tienda tradicional, y disfrutar de la hospitalidad y tradiciones de un pueblo maravilloso.
Para elaborar el libro definitivo, me he inspirado en grandes guionistas como Alex Hirsch, Tomm Moore y Siobhan Dowd con referencias del Principito, el Hobbit y las Mil y Una Noches. Aunque sin duda, el toque definitivo fue descubrir que localizaciones como la Cueva de los Misterios existen. En el desierto de Wadi Rum (Jordania), se encuentran muchos de los elementos descritos en esta historia y eso siempre es definitivo en un proceso como éste.

¿Cómo es la evolución de la trama y los personajes?
La historia está cogiendo velocidad ya que, poco a poco, nos vamos percatando de que en este relato hay más líneas argumentales que Haku y su sombra. Elementos como las pesadillas, la incomunicación y el mundo moderno van cogiendo peso, logrando de alguna forma ahogar el protagonista lo que le hace avanzar en su personalidad. Haku es un niño eterno, nunca dejará la infancia, pero eso no impide que aprenda.
Personajes, que antes pensábamos planos, van cogiendo volumen y nos vamos asomando a su historia personal, relatos que están relacionados entre sí. Son granitos de arena que se juntan para formar el desierto tal y cómo lo conocemos, siempre del concepto de la individualidad. Haku y el lector aprenden algo de cada persona, animal o ser sobrenatural que vamos encontrando. El cuento se convierte en un camino de migas, de pistas hacia un mundo más amplio.

¿Qué se va a encontrar el lector en esta nueva obra?
El desierto es el perfecto opuesto de la verde isla donde empezamos nuestro viaje. El misterio y la oscuridad se ocultan en cuevas, relatos de bandidos, el djinn o genio en la botella, espejismos y monstruos. “Ladrones de Arena” trata, sobre todo, temas como el miedo, la desesperanza, la ilusión y la homofobia. Haku va a encontrar a partir de este punto un mundo más amenazador que su hogar, por lo que tendrá que descubrir su coraje en personajes como el zorro Inari, los piratas del Buenavista o el oscuro Nazo, que podrían tenernos reservada más de una sorpresa.
Este libro es además el primero en el que incluyo ilustraciones hechas a mano por mí y donde la poesía se hace un hueco más grande que en el anterior pero sin robar el protagonismo al cuento. Elegir los dibujos y ajustarlos al texto ha sido un reto interesante pero, de nuevo, me confío a la imaginación de mis lectores.

¿Tienes ya en mente algún nuevo trabajo?
La tercera parte de Tierras de Fuego, “Luces del Norte”, ya está en marcha aunque no tengo ninguna prisa en acabarla. Ahora mismo ando bastante atareada con mi vida personal y Haku se merece un buen tercer acto, así que, habrá que tener paciencia. El nuevo libro nos cambiará el cálido desierto por las abarrotadas calles de Londres y hasta ahí puedo leer.
Además, estoy planteándome realizar alguna novela de género más oscuro y para un público más adulto. Todo es explorar y probar géneros nuevos. Pero, como ya he dicho antes, esto llevará su tiempo. Lo único que puedo desvelar es que siempre sería dentro del universo de Tierras de Fuego. Un mundo tan amplio da para mucho.

¿Cuál es el último libro que has regalado?
El último libro que regalé fue “Pequeños Gigantes”, mi colaboración en el mundo de los micro-relatos con autores maravillosos como Carmen Fabre. Fue para una persona muy especial y espero poder continuar dando esa alegría a través de mis obras a todos los lectores.

Francisco Sanz sobre su novela 'Rappel': "Esta obra está dedicada a los sufridos televidentes y radioyentes para que descansen de coloquios políticos y noticias desagradables"

Ediciones Atlantis publica ‘Rappel’ una novela de intriga escrita por el autor Francisco Sanz Navarro cuya característica principal es el ritmo cinematográfico que el autor suele imprimir a todas sus obras.   “Rappel” comienza con el descubrimiento de la tumba de Cervantes en Madrid y el hallazgo de una copa de plata con una extraña inscripción. A partir de ahí los protagonistas se verán envueltos en un viaje a través de Turquía para localizar un tesoro.

¿Cómo se te ocurrió la idea de escribir esta novela? 
Cuando cayó en mis manos una publicación de El País en la que se decía que el famoso alpinista Asier Izaguirre había sido contratado para bajar a la cripta del Convento de las Trinitarias de Madrid para colocar el cableado de unas micro cámaras con el fin de descubrir la tumba de Cervantes. Eso fue lo me que hizo interesarme por el caso, me pareció tan surrealista, que pasaron por mi mente escenas de película que tenía que poner sobre el papel antes de que se diluyeran como la propia noticia. Mi retorcida mente hizo lo demás. 

¿Cómo ha sido el proceso creativo?
Muy divertido aunque muy laborioso. Tuve que rodearme de mucha información, y aunque no quería escribir una novela histórica sino muy actual, no podía defraudar a mis lectores con anacronismos absurdos.

¿A quién va dirigida esta obra?
Esta obra está dedicada a los sufridos televidentes y radioyentes para que descansen de coloquios políticos y noticias desagradables y den rienda suelta a su imaginación.

¿Alguna anécdota relacionada con Rappel que nos quieras contar?
Aún es muy pronto para que haya anécdotas, pero os diré que algunas personas ya pusieron cara de extrañeza con el título pues se creían que había escrito la biografía de Rappel, el futurólogo...

¿Cómo surgió el título?
Siempre busco títulos cortos para mis novelas, títulos que se queden en la memoria fácilmente, y este, además, podía llamar la atención por no ser una palabra española. En el mundo del alpinismo no es desconocida y a mi me gustaba por estar muy relacionada con la acción de la novela.

¿Si pudieras ser un libro...¿Cual serías?
Sería alguno que aún no estuviera escrito...

martes, 14 de junio de 2016

Entrevista a J. Miguel Calvar, autor de 'Los álamos desnudos': "Esta novela va dirigida a cualquier lector con un mínimo de sensibilidad"

Ediciones Atlantis publica ‘Los álamos desnudos’,  una novela de ficción romántica escrita por el autor vasco, J. Miguel Calvar que no solo habla de amor, también del destino. En sus páginas el autor nos narra como dos almas solitarias y desesperanzadas se encuentran en un rincón olvidado del mundo, donde su entrega y su felicidad darán lugar a la envidia que los conducirá a la tragedia. 

¿Cómo ha sido el proceso creativo de ‘Los álamos desnudos’?
La idea de la novela surgió de una historia que escuché en un pueblo al que por razones familiares, durante un tiempo, acudía durante las vacaciones. Una población tan insignificante que bien podría ser Fuenteperal. 
Fuenteperal es un pueblo imaginado construido a base de otros lugares. Se podría decir que es un collage hecho con retazos cogidos de aquí y de allá. Tiene el bar de un lugar, la iglesia de otro, las calles y la disposición de las casas del de más allá, el lavadero de otro más y así hasta construir un lugar habitable del que y sus moradores están orgullosos. Para documentarme, recorrí durante dos veranos con mi bicicleta, bajo un sol de justicia, varias aldeas de la zona, procurando mantener conversaciones con los lugareños y sobre todo con mayores del lugar que me contaban historias que habían ocurrido en sus respectivos pueblos. 
Al igual que el Ramiro ficticio, el protagonista de la historia real trabajaba en la explotación familiar solo por la comida  y la promesa de la herencia en su momento.
A partir de ahí todo lo demás es ficticio. Como necesitaba un hilo conductor o narrador, digamos externo, que hiciera de cronista del pueblo me inventé al maestro, y como también necesitaba un detonante que hiciera reaccionar a Ramiro me inventé a Irina. A  partir de estas premisas la novela fue tomando vida. Decidí que para mejor explicación de la historia cada personaje debía contar lo sucedido con su voz propia. Así lo hice de manera que cada uno va contando su experiencia hasta llegar al desenlace final.

¿Cuánto tiempo te ha llevado escribirla?
Entre pensarla, documentarme, escribirla y corregirla: unos quince meses.

¿Quién crees que disfrutará más con su lectura?
Esta novela va dirigida a cualquier lector con un mínimo de sensibilidad.

¿Tienes alguna manía a la hora de trabajar?
A la hora de ponerme a escribir tengo que tener claro cual va a ser el final. Final que quizás modifique o cambie totalmente, pero cuando llevo escritas una cuantas páginas necesito saber como va a terminar para llevar la trama hacia ese final.

¿Cuál es el último libro que has regalado?
Y por último, nunca he regalado un libro, creo que las lecturas de cada uno son algo muy personal y que cada cual debe comprar lo que le apetezca.


viernes, 10 de junio de 2016

Esther Chinarro sobre su experiencia en la Feria del Libro de Madrid: "Estaré eternamente agradecida al equipo de Ediciones Atlantis por darme la oportunidad de sentirme escritora"

Esther Chinarro, autora de 'Nombres de mujer', ha escrito este post en su blog que reproducimos textualmente. La autora madrileña estuvo firmando ejemplares de su libro de relatos el pasado 8 de junio. Esto es lo que nos cuenta...

¡Llegó el día!…¡Es muy temprano!

Sentada en uno de los bancos de El Retiro, ni la gran sombra del magnánimo roble evita el calor interno y externo que invade mi cuerpo y alma, en idéntica medida, durante esta dulce espera.

Excesiva incertidumbre, enorme felicidad…

¡Ya!…¡Es la hora!…

No termino de creer que la tradicional visita a la gran Feria del Libro de Madrid, en la que curiosidad y sana envidia se apoderaban de mí al observar a los escritores que firmaban sus libros; es hoy el sueño, hecho realidad, de disfrutar como otros lectores, quizá también escritores, se acercan a hojear mi libro, mientras una incansable sonrisa parece haberse instalado de forma definitiva en mi rostro.

Estaré eternamente agradecida al equipo de Ediciones Atlantis por darme la oportunidad de sentirme escritora, por apostar por aquellos textos propios y ajenos que, sin su ayuda, permanecerían en la oscuridad.

Comencé a escribir cuentos y relatos en mi juventud. Nunca lo conté, jamás los mostré. Historias y recuerdos, reales o quizá ficticios, han invadido durante años mi imaginación e igual que llegaban, volaban al olvido de lo que no está escrito, de lo que no permite al presunto lector otorgar un veredicto.

Y en plena madurez, una visión clara, unos posibles e interesantes personajes y un impactante final se apoderaron de mí y, como poseída por la magia de la ficción, retomé mi abandonada pasión por la escritura. Fueron cuatro largos años de trabajo intermitente. Esta vez, el texto definitivo merecía salir a la luz con la que me iluminaban familia y amigos. Y fue su cálida, sincera y entrañable acogida lo que me animó a intentar publicar mi primera novela.

Aquí empezó una carrera con más tropiezos de los esperados, cuyo final todavía no está escrito…

Ninguna editorial, antes de Atlantis, llegó a leer mis textos. Era comprensible, una desconocida más engrosaba la montaña de los manuscritos pendientes de valorar. En meses no hubo ninguna respuesta, excepto alguna disculpa por la imposibilidad de leer mi novela. Pero ya había comenzado esta nueva historia, la mía, y la auto-publicación era una opción razonable.

A finales de 2014, “Lección mortal” estaba disponible en Amazon, la gran plataforma digital. Las positivas críticas y ánimos de los que la leyeron me animaron a continuar escribiendo y una entrevista en “Sólo Boadilla”, la revista de mi localidad, me permitió participar en la Feria del Libro de Boadilla del Monte en 2015. A principios de 2016, la segunda invitación para presentar mi obra en esta misma Feria me empujó a reunir los relatos que había ido escribiendo de forma pausada, sin ninguna intención concreta, y plantearme de nuevo la auto-publicación. La intención era evitar una nueva ausencia de respuesta por parte de las editoriales.

Pero una de las redes sociales que utilizo, con ese curioso algoritmo que descubre tus más ocultos intereses, me informó de lo que yo no sabía, y pude comprobar que Ediciones Atlantis, como ellos mismos se definen fielmente, es la voz de las nuevas promesas. En menos de dos semanas su editor, J., hizo un análisis exhaustivo de cada uno de los relatos que le había hecho llegar y se ofrecía a publicar un libro con todos ellos. Nacía “Nombres de mujer”, y el equipo de Atlantis organizaba en tiempo record una entrañable presentación en el mismísimo Barrio de las letras de Madrid, al tiempo que me proponía firmar mi libro en la 75 edición de la Feria del Libro de Madrid.

Y, ¡aquí estoy!…

¡Disculpad!…tengo que dejaros… ¡parece que se acerca un lector!…

¡Quiere que le firme “Nombres de mujer”!…

Continuará…

Publicado en el blog  "En el corazón de los libros"

Esta es la experiencia de Mónica Gallego en la Feria del Libro de Madrid: "El arropo por vuestra parte me hizo sentir que mis obras merecen estar ahí"

Comienzan a llegarnos los primeros comentarios sobre la experiencia vivida en la Feria del Libro de Madrid. La autora de Mónica Gallego, estuvo firmando ejemplares de 'Cosas de la vida' y 'Símbolos y muertes ocultas' el pasado 31 de mayo. Esto es lo que nos cuenta:

"Si me preguntan qué te pareció participar en la Feria del libro de Madrid contestaría sin dudarlo "Una maravilla".
Con ansias desee que llegaran las siete de la tarde para dentro de la caseta firmar ejemplares de mis dos novelas, Cosas de la vida y Símbolos y muertes ocultas a la par de charlar con lectores conocidos o seguidores aún por conocer.
Recordaré siempre cómo no tuve tiempo de quitarme el bolso porque una nueva lectora se enamoró de la sinopsis de Cosas de la vida. Eso de perseguir los "deseos" da fuerza hoy en día para luchar por todo aquello que deseamos. 
El arropo por vuestra parte me hizo sentir que mis obras merecen estar ahí. La amabilidad y el amor que me distéis me hizo estar tranquila, ilusionada, feliz, con una sonrisa en mi cara, lo que hizo que no dejara de firmar.
Espero que el año que viene vuelva a estar a vuestro lado y al las de los lectores con algún otro libro que espero os guste.
Fue un lujo participar en la Feria, un sueño hecho realidad. Solo puedo agradeceros todo, gracias editorial Atlantis".

Desde el equipo de Ediciones Atlantis te agradecemos enormemente tus palabras. 

jueves, 9 de junio de 2016

Amanda Vizcaíno: El factor determinante para escribir esta novela fue saber que mis demandas por negligencia habían caído en saco roto"

Ediciones Atlantis publica ‘En la salud, en la enfermedad y en la eternidad. AMANTES’ una novela urbana escrita por la autora barcelonesa Amanda Vizcaíno en la que ficción y realidad se mezclan en una historia que invita a sentir la pasión de la protagonista y a limpiar sus lágrimas con la magia de la lectura para provocarte una sonrisa. ¿Su destino estaba escrito o todo es fruto de la casualidad?

¿Cómo ha sido el proceso creativo de ‘En la salud, en la enfermedad y en la eternidad. Amantes’?
El proceso creativo ha sido algo complicado, pues debía de encontrar una historia que vertebrase toda la novela hasta el final. Lo encontré recuperando un relato romántico que había escrito anteriormente y apoyándome en otro posterior. Y con muchas dudas en el sentido de si debía o no debía contar lo que realmente quería que saliese a la luz.

¿Qué te ha impulsado a escribir esta novela?
El factor determinante de esta novela fue saber que mis demandas por negligencia habían caído en saco roto. De ahí surge la mezcla de vivencias y fantasías.

¿Cómo crees que puedes sorprender al lector?
Precisamente la sorpresa llega en las últimas cien páginas, donde la protagonista se encuentra con una cadena de errores médicos que la hacen casi perder la vida, para después volver a nacer con capacidades diferentes.

¿Sigues escribiendo?
Por supuesto.

Si te pregunto por tu libro preferido… ¿Cuál es el primer título en el que piensas?
El primero es NADA, de Carmen Laforet. La Sombra del Viento de Carlos Ruiz Zafón, La vida Imaginaria de Mara Torres,  La caída de los Gigantes de Ken Follet,  El Enigma de París de Pablo De Sentis. Y en Ciencia ficción, Julio Verne…de pequeña  en el cole, me ganaba sus libros por buena lectora.  Charles Dickens es uno de mis escritores favoritos. Títulos como el Conde de Montecristo  de Alexandre Dumas padre, y  Moll Flanders de Daniel Defoe, también Robinson Crusoe, sin olvidar la Saga de Juego de tronos basada en las novelas de George.R.R.Martin.  Canción de hielo y fuego, Viento de invierno, Choque de Reyes etc.

lunes, 6 de junio de 2016

Ana Valera Guzmán: 'Prohibido morir en verano' está escrito especialmente para un lector joven

Ediciones Atlantis publica ‘Prohibido morir en verano’ una novela urbana escrita por la catedrática de Lengua y Literatura, Ana Valera Guzmán destinada principalmente a un público joven y adolescente que podrá identificarse con unos protagonistas a los que la vida les tiene reservada muchas sorpresas. 

¿Cómo surgió la idea para escribir esta novela?
La idea en sí me la dan los propios alumnos en clase. Después de quejarse mucho sobre los libros que los profesores les damos para leer, ya sean obligatorios o recomendados, pues un día te retan a que lo escribas tú, y que seguro que ese sí les gustará, y aquí estoy y con la esperanza de que les guste.

¿Qué se va a encontrar el lector? ¿Cómo crees que puedes sorprenderle?
El lector joven, adolescente, porque el libro  está escrito especialmente  para ellos, se va a encontrar con dos personajes en los que se verán reflejados en muchas ocasiones. Son chicos como ellos, con sus dudas, sus ilusiones, sus proyectos, sus risas, sus bromas, …
Respecto a lo sorprendente, quizá sea la valentía y la fuerza con la que el chico afronta cada una de las cosas que le van ocurriendo aunque en muchos momentos de crisis  se pueda sentir  vulnerable, como todo el mundo.

¿De dónde nació ese afán de escritura?
Mi afición a la escritura nació casi en mi infancia. Mi abuela, que había nacido en 1898,  me contaba muchos cuentos, muchas historias, me hablaba de anécdotas que habían ocurrido a grandes escritores, y todo eso, lógicamente, va haciendo mella en las mentes infantiles y muchas veces pasa esto, que un día se acaban sacando cosas del almacén de los recuerdos.

¿Cuál es tu autor de referencia?
Aunque se tengan muchos escritores de referencia uno siempre acaba yendo a donde lo encuentra todo, a Cervantes y al QUIJOTE. Aún así, siento una gran predilección por García Márquez, y CIEN AÑOS DE SOLEDAD, y por la poesía de Mario Benedetti, a quien me había encantado conocer porque, para mí, es uno de esos escritores que te enamoran una y otra vez con cada poema que lees, y es que, en realidad, yo empecé escribiendo poesía y es un ejercicio que hago diariamente porque lo necesito.

Un libro  de tu infancia sería…
PLATERO Y YO, de Juan Ramón Jiménez.  Era aquel cuento precioso del  burrito, que la profesora nos contaba una y otra vez hasta dejarnos completamente relajados y que luego todos queríamos leer en casa.
Y tengo que mencionar inevitablemente, las FÁBULAS de Iriarte y Samaniego que mi padre nos contaba y nos recitaba, primero a mi hermana y a mí, y luego a los nietos.

sábado, 4 de junio de 2016

La antología 'El cielo en tus manos' y 'Una luz del más allá' en el programa 'Es Actualidad' de 'La Regional' TV

La periodista Alexia Cué recuerda a todos los televidentes, la firma del periodista y escritor Carlos Cué,  en la Feria del libro de Madrid. En la que además de su primera novela, 'Una luz del más allá', estará firmando ejemplares del volumen 1 de la antología ' El cielo en tus manos', de la que es coautor junto a otro autores de referencia de España y de fuera.

Escucha a los periodistas Alexia y Carlos Cué en el programa 'Es actualidad', de la televisión castellano manchega 'La Regional'
Aquí os dejamos el momento del programa en el que Alexia nos recuerda que Carlos Cué estará firmando el próximo domingo 5 de junio de 19.30 horas a 21 horas en la caseta de la Librería Salamanca. Una tarde de lujo, asegura, en la que podrás conocer también a la forense de la Audiencia Nacional, Carmen Baena, que estará firmando ejemplares justo antes, de 18 a 19.30 horas. Escúchalo a partir del minuto 21:36.
 

miércoles, 1 de junio de 2016

Manolo Royo, Ignacio Martín Sequeros y Félix Arribas, juntos en la Feria del Libro de Madrid

La tarde del sábado, 28 de mayo, coincidieron en la caseta 358 de la Feria del Libro de Madrid el humorista, Manolo Royo y los componentes de 'Pekenikes' Ignacio Martín Sequeros y Félix Arribas. Manolo Royo estuvo firmando de 18 a 19.30 ejemplares de 'Lo más tuit' al que relevaron Ignacio y Félix, que hicieron lo propio con 'Pekenikes. Su auténtica historia' y 'Vida Gris'. 




Segunda parte: La Feria del libro de Madrid 2016 en Ecos de Actualidad

En este segundo programa dedicado a la Feria del Libro de Madrid 2016 avanzamos algunas de las próximas firmas que habrá en la caseta 358, de la Librería Salamanca. Entre ellas, la del periodista Carlos Cué con su novela "Una luz del más allá" y "Crónicas de un padre primerizo jugando a las batallas de tiempos pasados" del editor de ediciones Atlantis J.D. Álvarez. 

Dirige la sección literaria 'Te damos la palabra", Alexia Cué. Colaboran Antonio Castillo y Gabriel Monte Vado.