lunes, 15 de abril de 2013

"Cuentos del Sismógrafo" de Mercedes de Vega

     Bueno, vuelvo a la carga, amigos escritores y lectores, y la verdad es que esta vez el paréntesis ha sido breve. Una de las explicaciones es que también era breve el texto, otra publicación de Atlantis, que acabo de terminar. Breve y muy bueno, pues de otra manera también se podía haber alargado en el tiempo su lectura, por el contrario, devoré sus páginas como si estas me poseyeran.

     En esta ocasión me decidí por una obra que encontré por pura casualidad, no andaba buscándola aunque sabía de ella, en una estantería de la Casa del Libro de la Gran Vía, en Madrid. Se trata de "Cuentos del Sismógrafo" una antología con dieciséis relatos breves destinados por supuesto a un público adulto y además maduro. Digo esto porque, aparte de que algunos cuentos son un poco subidos de tono, lo cual es digno de festejar, otros son dramáticamente truculentos, aptos para gente con la cabeza bien amueblada y el espíritu templado.    

     Nadie piense que los estoy criticando, al revés, me parecen magníficos y además, es de agradecer a su autora que haya tenido el acierto, la capacidad y el valor de crearlos y obsequiarnos con ellos, para así ofrecernos la posibilidad de asomarnos a otras posibles interpretaciones de la vida, no por trágicas y lúgubres menos vitales.
No todos son así, tengo que reconocer que al menos dos de ellos resultan festivos y joviales, y sirven, tanto para aligerar un poco la tensión, como para descubrir otra faceta de su artífice.

     Su autora, Mercedes de Vega, es una buena compañera, me refiero a camarada de letras y de editorial, a la que confieso que conozco mucho más por sus escritos, sus libros publicados y los textos que cuelga en la red, que porque hayamos coincidido en persona; para mi desde luego es un honor compartir ya dos volúmenes de relatos con ella y otros compañeros, y estar a punto de publicar un tercero.
Y por qué lo considero un honor, porque es una escritora de alta talla, valiente, capaz de contar cosas que muchos otros no se atreverían y además contarlas de forma espléndida. Sus descripciones de personajes y ambientes solo merecen una palabra, chapeau! 

3 comentarios:

  1. Gracias, Antonio, por tu benevolencia.

    Tienes todo el peso de la razón en cuanto a que mis cuentos van destinados a un publico maduro. No se me había ocurrido. Veo que has leído con detenimiento los relatos y has sacado unas conclusiones verdaderamente certeras de mi escritura.
    Espero estar a la altura de mis lectores.

    Un abrazo y gracias. Eres un encanto. Nos vemos pronto,
    Mercedes

    ResponderEliminar
  2. Estimada Mercedes, vuelvo a insistir, tus relatos me parecen magníficos, tanto por su originalidad como por su nivel literario. Las descripciones de tus personajes son difíciles de superar, al igual que las de los ambientes y paisajes, algunas de ellas realmente "hieren" el alma, son duras por lo certeras y verosímiles.
    Olvidé comentar en mi entrada que me pareces dotada de, aparte de talento gramatical, de una muy poderosa imaginación con la que consigues visualizar las complejas escenas que luego nos comunicas sabiamente a tus lectores.
    Enhorabuena compi, sigues por ese camino.
    Un abrazo fuerte.

    Antonio

    ResponderEliminar
  3. Me vas a sonrojar. Pero mis personajes están ahí, en mi cabeza, esperando a ser rescatados en cualquir momento, querido Antonio, del entramado de la experiencia y la ficción. Y forman parte de mi vida.
    Eso es lo que puedo decir de ellos.
    Mercedes

    ResponderEliminar